Rinden tributo a McCain como “patriota” y “líder generacional”

La multitud del público se calcula en "miles", y muchos esperaron horas para entrar al Capitolio.
Rinden tributo a McCain como “patriota” y “líder generacional”
El féretro del senador John McCain yace en el Capitolio en Washington. Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON— Ante un féretro arropado con la bandera de Estados Unidos bajo la cúpula del Capitolio, líderes de la clase política rindieron este viernes tributo al fallecido senador republicano por Arizona, John McCain, como un “patriota” y “líder generacional”, mientras miles de personas del público se sumaron al tributo.

McCain falleció el pasado 25 de agosto a los 81 años de edad, tras una batalla de un año contra el cáncer cerebral.  Es apenas el trigésimo primer líder en tener el honor de estar en capilla ardiente en el Capitolio. Su féretro fue colocado en el mismo catafalco utilizado para los servicios fúnebres del presidente Abraham Lincoln en 1865.

En un hacinado salón del Capitolio, el vicepresidente, Mike Pence, y los principales líderes republicanos de ambas cámaras del Congreso ofrecieron breves pero emotivos discursos en los que elogiaron la vida y carrera de servicio público de McCain (1936-2018), desde su servicio militar en la Marina y su sacrificio como prisionero de guerra en Vietnam, hasta sus 38 años en el Congreso.

“En nombre de una agradecida nación, recordaremos para siempre que John McCain sirvió a su país y sirvió a su país de forma honrosa”, dijo Pence, quien elogió su “voluntad de hierro”.

En ese sentido, Pence, quien fue legislador republicano por Indiana en la Cámara de Representantes, dijo que aunque ambos no siempre estuvieron de acuerdo, las credenciales conservadoras de McCain en torno a un papel limitado del gobierno, la reforma tributaria y el apoyo a las Fuerzas Armadas “desde luego hicieron a nuestra nación más próspera y más segura, y le echaremos de menos”.

Por su parte, el líder de la mayoría republicana del Senado, Mitch McConnell, afirmó que “generaciones de estadounidenses continuarán maravillándose del hombre que yace ante nosotros, el engreído y apuesto aviador naval que apenas pasó raspado la escuela, y luego luchó por la libertad en los cielos”.

McCain “dio fe de nuestros más altos valores aún a través de una terrible tortura y que se convirtió en un líder generacional en el Senado de EEUU, donde nuestra nación ventila sus grandes debates”, recordó McConnell, en la ceremonia que fue transmitida en vivo por las cuatro principales cadenas televisivas.

Mientras, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, observó que aunque McCain no logró cumplir su deseo de alcanzar la presidencia  -perdió frente al demócrata Barack Obama en 2008- consiguió algo mucho más “perdurable”: “el afecto duradero de sus conciudadanos y (ser) un ejemplo para futuras generaciones”.

Sentada en primera fila en una silla de ruedas, la madre de McCain, Roberta, de 106 años, escuchaba atentamente cada discurso, en compañía de la viuda del senador, Cindy, y sus hijos.

En un momento, la anciana tomó de la mano a su nieta, Meghan, sentada a su lado sin contener el llanto.

Antes de salir del salón, familiares, amigos y colegas del fallecido senador pasaron frente al ataúd, algunos haciendo la señal de la cruz, inclinándose ante el féretro, o dandole palmaditas en señal de respeto.

Trump, el gran ausente

El presidente Donald Trump fue el gran ausente en la ceremonia debido a que McCain pidió expresamente que no asistiera a los servicios fúnebres.

Ambos protagonizaron un fuerte antagonismo desde al menos 2015. Durante la contienda de 2016, Trump siempre atacó el servicio militar de McCain, cuestionando si en realidad merecía el título de “héroe” al ser capturado en Vietnam. Ya desde el gobierno, Trump jamás le perdonó que McCain dio uno de los votos decisivos en contra de la anulación de “Obamacare”, una de sus promesas electorales.

Desde su cuenta en Twitter, donde Trump atacó constantemente a McCain, el mandatario mantuvo silencio sobre el tributo en el Capitolio.

Tampoco se vio entre el público la excompañera de fórmula de McCain para las presidenciales de 2008, Sarah Palin.

La ceremonia contó con la participación del exsecretario de Estado, Henry Kissinger,  y miembros del Gabinete presidencial, incluyendo el jefe de Gabinete, John Kelly; la asesora política, Kellyanne Conway; el jefe del Pentágono, Jim Mattis; el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, y el fiscal general, Jeff Sessions, quien compartió años en el Senado junto con McCain.

También se acercaron al féretro de forma solemne el actor Warren Beatty y su esposa, la actriz Annette Bening, y la jueza del Tribunal Supremo, Sonia Sotomayor, quien no logró el voto de McCain para su confirmación en 2009.

El público también rinde tributo

 Alrededor de la una de la tarde, las puertas se abrieron para todos los asesores y personal administrativo del Congreso y el público general, hasta las ocho de la noche hora local, aunque las autoridades preveían extender las horas debido a que el público sigue llegando al Capitolio.

El salón pronto se pobló de familias enteras con niños pequeños, miembros de la Marina en sus uniformes de gala, y turistas curiosos que querían captar el momento con sus teléfonos celulares.

La cola para el personal se extendía hasta el sótano del Capitolio y un edificio anexo del Senado mientras, afuera del complejo, varias personas del público se desmayaron, rindiéndose ante el calor y la humedad.

El féretro de McCain llegó al Capitolio bajo una llovizna, procedente de Phoenix (Arizona) donde también estuvo en capilla ardiente.

Mañana será objeto de tributos en la Catedral Nacional de Washington, en una ceremonia que contará con la participación de los expresidentes George W. Bush y Barack Obama.

Bush derrotó a McCain en la contienda por la nominación presidencial republicana en 2000, que el senador finalmente logró en 2008 pero solo para perder la contienda frente a Obama en 2008.

La invitación de ambos exrivales políticos de McCain es otro ejemplo del legado de McCain de forjar el bipartidismo y reducir las divisiones en el país, según observadores.

McCain será enterrado en un servicio privado el próximo domingo en la Academia Naval en Annapolis, donde inició su carrera militar.

Alrededor de la web