Al menos 40 niños inmigrantes no acuden escuelas tras inicio de clases en NYC

La educación de estos pequeños es responsabilidad de las autoridades federales que no dan información sobre enseñanza que recibiendo en los centros de acogida
Al menos 40 niños inmigrantes no acuden escuelas tras inicio de clases en NYC
Niñas pintando en una actividad del Aula de Salud en 2015. Foto: Archivo
Foto: CPS

Mientras los pequeños de la ciudad de Nueva York regresaban a las aulas este miércoles, unos 40 niños inmigrantes que fueron traídos a la Gran Manzana tras ser separados de sus padres al cruzar la frontera todavía no saben qué será de su educación.

Los niños que todavía están en centros de acogida temporal la ciudad de Nueva York no pueden ser matriculados en las escuelas públicas. Abogados y oficiales de la Ciudad están presionando para que se resuelva la situación porque la educación que reciben en los centros no es suficiente.

Y no sólo necesitan una educación, sino que tienen necesidades especiales, lo que complica todavía más su situación. Alertan que todos estos niños están traumatizados, así que cada uno de ellos tiene necesidades únicas.

¿Qué va a ser de ellos y quién debe hacerse cargo? Esa es la cuestión fundamental. Desde la Alcaldía señalaron a Político que los niños son responsabilidad de la Oficina Federal de Reasentamiento de Refugiados (ORR).

No obstante, desde Nueva York se quiere hacer todo lo posible por integrarles en el sistema educativo.

“Quiero explorar todas las posibilidades legales para acoger a estos niños en nuestras escuelas públicas, tenemos plazas disponibles”, aseguró Mark Treyger, concejal miembro del Comité de Educación.

Entre tanto, el canciller de Educación, Richard Carranza, lamentó que “no hay mucho que podamos hacer mientras se encuentren bajo custodia federal“. Y lo peor es que al no ser su competencia, no se les está facilitando información sobre la situación escolar de los menores. “Queremos saber qué está pasando con estos niños, quién se encarga de ellos no solo físicamente, sino también emocional y académicamente”, dijo a Politico el jefe del Departamento de Educación de la Ciudad.

En junio había unos 300 niños separados de sus padres en la ciudad, para agosto el número ya era inferior a 100. Muchos de ellos fueron enviados a centros o familias de acogida, de tal manera que podían recibir educación.

Cuando son acogidos por ‘sponsors’ o familias, entonces pueden matricularse en escuelas públicas mientras esperan el proceso de inmigración.

Pero muchos expertos tienen sus dudas sobre el tipo de educación que están recibiendo los niños que siguen bajo la custodia federal.

No sabemos qué sucede en el interior de los centros de ORR en términos educativos ni cuántos niños van a permanecer ahí, no tenemos ni idea”, exclamó Rita Rodriguez-Engberg, directora de proyectos de Defensores por los Niños de Nueva York.

La legislación federal establece que deben recibir seis horas al día de clases como mínimo, pero es imposible saber si se está cumpliendo y en qué condiciones porque la Oficina Federal de Reasentamiento de Refugiados no facilita información.