Por qué tomar una aspirina diaria puede hacerte más mal que bien

En el mejor de los casos sería una pérdida de dinero, pero hay consecuencias peores
Por qué tomar una aspirina diaria puede hacerte más mal que bien
Que una aspirina diaria mantenga alejado al doctor puede no ser real.
Foto: Shutterstock

Conoces el dicho: una aspirina diaria, mantiene lejos al doctor. Pero una nueva investigación ha demostrado que la sabiduría popular puede estar equivocada.

De acuerdo con tres investigaciones publicadas en el New England Journal of Medicine, tomar una aspirina diaria puede hacer más daño que causar beneficios en la salud de los adultos mayores.

A menudo, la aspirina diaria en bajas dosis se aconseja para prevenir infartos y accidentes cerebrovasculares, pero los estudios recientemente publicados cuestionan la efectividad de esta medida.

Durante cinco años, investigadores de la Universidad de Monash, en Australia, observaron a 20,000 adultos mayores saludables en ese país y en Estados Unidos. La mitad de los participantes recibieron 100 miligramos de aspirina diaria mientras la otra mitad recibió un placebo.

Al final del estudio los médicos no observaron ninguna mejoría en la salud general de quienes consumieron la aspirina en comparación con quienes tomaron el placebo, pero sí registraron algunos daños importantes.

Por ejemplo, el riesgo de sufrir una hemorragia fue significativamente mayor en el grupo que tomó la aspirina, especialmente de hemorragia intracraneal y gastrointestinal. Además, se registraron más muertes por cáncer entre el grupo que tomó la aspirina, que entre el grupo que tomó el placebo.

Estas investigaciones sugieren que, para los adultos mayores sanos consumir una aspirina diaria es, en el mejor de los casos, una pérdida de dinero; en el peor de los casos, aumenta su riesgo de sufrir hemorragias internas y de muerte prematura.

En todos los casos, lo mejor es consultar al médico para que sea él quien prescriba lo necesario acorde con cada individuo en particular.