Nueva norma pone en la mira a 1,000 edificios para evitar acoso a inquilinos

Inicia un programa piloto que exige a estos inmuebles certificar que no se han producido actos de intimidación o de lo contrario no se les otorgará permisos de construcción
Nueva norma pone en la mira a 1,000 edificios para evitar acoso a inquilinos
Doña Miguelania Rincón vive en el edificio de uno de los peores caseros de Nueva York
Foto: Edwin Martínez / El Diario

La Ciudad de Nueva York sigue comprometida en su lucha contra el acoso a inquilinos, y acaba de anunciar la implementación de un programa piloto con el que más de 1,000 edificios de la Gran Manzana deberán certificar que no se han producido actos de intimidación a arrendatarios antes de que les sean otorgados permisos de construcción para hacer cambios y remodelaciones significativas es sus inmuebles. La Ciudad calcula que las propiedades que serán afectadas por la nueva norma, llamada “Certificación de no acoso” (CONH) cuentan con más de 26,000 apartamentos

El alcalde Bill de Blasio hizo el anuncio este viernes y fue enfático al afirmar que para la ciudad de Nueva York es prioridad frenar el hostigamiento a inquilinos.

“Estamos adoptando un enfoque proactivo para hacer cumplir la ley y apuntando a los edificios en riesgo para un mayor escrutinio, con el fin de proteger la asequibilidad en toda la ciudad”, dijo el mandatario local, explicando que el Departamento de Preservación y Desarrollo de la Vivienda (HPD) llevará a cabo las investigaciones para certificar a los inmuebles.

Los propietarios a los que se les niegue el CONH no podrán hacer cambios en sus edificios durante cinco años, a menos que proporcionen viviendas permanentemente asequibles para ser construidas sin subsidio de la Ciudad, beneficios fiscales o viviendas inclusivas.

“Esta Administración ha estado trabajando en múltiples frentes para combatir de manera proactiva y agresiva el hostigamiento a los inquilinos, al tiempo que preserva las viviendas asequibles a un ritmo récord. Ahora, la Ciudad tiene una nueva herramienta para erradicar el acoso en los vecindarios identificados como de mayor riesgo”, aseguró la Comisionada del HPD María Torres-Springer.

Entre tanto, el comisionado de Edificios de la Ciudad, Rick D. Chandler, manifestó que de esta manera los malos propietarios van a tener más consecuencias que lamentar, por lo que deben cuidarse de no caer en actos de acoso.

“Esperamos con interés trabajar con nuestros socios en HPD para evitar que los propietarios malos actores obtengan permisos de construcción. Este nuevo esfuerzo se basa en el trabajo conjunto de nuestras agencias en la Fuerza de Tareas para la Prevención del Hostigamiento de Inquilinos de la ciudad-estado, que ha asegurado multas sin precedentes, incluida la pena de cárcel, para los propietarios que abusan de sus inquilinos”, manifestó el funcionario.

El presidente del Concejo MunicipalCorey Johnson, aseguró que la nueva norma es una herramienta útil para seguir luchando por la justicia para los inquilinos neoyorquinos.

“En medio de una crisis de accesibilidad, los inquilinos en Nueva York ya tienen suficientes cosas con que lidiar sin preocuparse por el acoso por parte de propietarios inescrupulosos”, acotó el líder político.

Asimismo, el presidente del condado de Brooklyn, Eric Adams destacó que los propietarios que actúan mal deben ser responsabilizados por aquellos comportamientos que ponen en riesgo a las viviendas asequibles y a los inquilinos que dependen de ellas. “La certificación de no hostigamiento es una herramienta significativa para aplicar esa responsabilidad”.