Atacan sede republicana en el UES en víspera de visita de líder supremacista

Anoche estaba programado un evento con Gavin McInnes, líder de "The Proud Boys"
Atacan sede republicana en el UES en víspera de visita de líder supremacista
"Metropolitan Republican Club" en East 83rd St
Foto: CAPTURA NY1 NEWS

El exterior del “Metropolitan Republican Club” en East 83rd St fue atacado la madrugada de ayer, dejando vidrios rotos, mensajes escritos con aerosol y una carta amenazante anónima.

Según la policía, el ataque vandálico sucedió alrededor de la 1:40 a.m. del viernes y fue realizado por dos personas vestidas de ropa oscura que rompieron dos ventanas, usaron pintura en aerosol en las puertas delanteras y pusieron pegamento en las cerraduras.

No se han realizado arrestos. Miembros del Partido Republicano informaron que los vándalos dejaron una carta que decía, en parte, “Nuestro ataque es simplemente el comienzo” (…) “No somos pasivos, no somos civiles y no nos disculparemos”.

La carta también hacía referencia a que el club “eligió invitar a un payaso fascista e inconformista a bailar para ellos”. Allí estaba programado un evento anoche con Gavin McInnes, líder de “The Proud Boys”, designado por el Southern Poverty Law Center (SPLC) como “grupo de odio”.

“Emiten memes nacionalistas blancos y mantienen afiliaciones con extremistas conocidos. Son conocidos por su retórica anti-musulmana y misógina”, indica el portal del SPLC, citado por NY1 News.

Los republicanos dicen que los demócratas deberían condenar este tipo de comportamiento.

“Tenemos que ser civiles en nuestro discurso, nuestro discurso público”, dijo Ed Cox, presidente del Partido Republicano de Nueva York. “Y eso es lo que hace grande a Estados Unidos, tener ese tipo de discurso en el que todas las partes pueden participar”.

“Esto es terrorismo. Esto hace que la gente tenga miedo de estar en el gobierno. Esto es simplemente decir: ‘No, no hagas esto'”. Esto es un terrorismo total, y me molesta”, dijo Pete Holmberg, candidato al Senado estatal.

El candidato republicano a la gobernación de NY, Marc Molinaro, también cuestionó los hechos.