Abogado con licencia suspendida ofrecía la “visa de 10 años”

Investigación de la fiscalía de Manhattan descubrió el fraude
Abogado con licencia suspendida ofrecía la “visa de 10 años”
Con la “visa de los 10 años” se engaña a inmigrantes que desean regularizar su estatus.
Foto: Shutterstock

Un abogado al cual las autoridades habían suspendido su licencia para ejercer como proveedor de servicios de inmigración desde hacía más de un año, fue procesado ayer en la Corte Suprema de Manhattan y acusado de fraude y hurto mayor.

Carlos Moreno engañó a varios de sus clientes con el cuento de podía “arreglarles los papeles” a través de la “visa de 10 años”, una estafa muy común en la ciudad de Nueva York, sobre el cual las autoridades han prevenido a la comunidad inmigrante.

Según el expediente acusatorio, a Moreno le fue suspendida la licencia en marzo de 2017, después que una investigación determinara que participó en lo que se conoce como la estafa de “visa de 10 años”. Un esquema en el que los abogados engañan a los inmigrantes indocumentados al decirles que pueden solicitar una “tarjeta verde” basados en el hecho de que han residido en los Estados Unidos por al menos diez años.

El fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus Vance dijo que las promesas de una llamada “visa de 10 años” son engañosas y peligrosas.

“Como se afirma en este caso, el acusado, un abogado que anteriormente había sido suspendido para ejercer, no sólo le robó miles de dólares a inmigrantes neoyorquinos mientras ofrecía servicios legales fraudulentos, sino que puso a estas víctimas vulnerables en mayor riesgo de ser deportadas”, dijo Vance.

Vance instó a los inmigrantes a que, si alguien les ofrece ayuda para obtener la residencia a través de la “visa de 10 años”, sin explicar que se lo colocará en un proceso de deportación, llamen inmediatamente a la línea directa de la Unidad de Asuntos de Inmigrantes de la fiscalía, el (212) 335-3600.

Desde agosto de 2015 hasta mayo de 2018, Moreno engañó a dos clientes haciéndoles creer que él, como su abogado, podría presentar una solicitud de residencia permanente en base a su residencia de 10 años en EEUU.

En ambos casos, presentó una solicitud de asilo sin su conocimiento o consentimiento y además cobró más de $3,000 en honorarios legales de cada uno de estas víctimas.
En septiembre de 2018, después de recibir varias quejas sobre el acusado, la fiscalía del distrito de Manhattan realizó una operación encubierta. Un investigador se hizo pasar por un indocumentado y se reunió con el abogado en su oficina de Manhattan en dos ocasiones. Estas reuniones fueron grabadas en cámaras encubiertas.

En estas reuniones, Moreno se ofreció a ejercer como abogado sin revelar que tenía su licencia suspendida; hizo declaraciones falsas sobre su capacidad para solicitar una “visa de 10 años” y cobró $3,750 en honorarios legales.

Con estas pruebas, Moreno fue procesado y acusado de cargos de fraude y robo. Durante su comparecencia, se declaró inocente. Deberá regresar a la corte el 7 de noviembre para la sentencia.