Detención de Pablo Villavicencio por un hecho de violencia doméstica

El repartidor de comida liberado por ‘La Migra’ en julio pasado, sostuvo una pelea con su mujer y abogados esperan que eso no afecte su caso ante Inmigración
Detención de Pablo Villavicencio por un hecho de violencia doméstica
A Pablo Villavicencio le aprobaron su solicitud de ajuste de estatus en USCIS
Foto: archivo

Pablo Villavicencio, el repartidor de comida ecuatoriano que se dio a conocer nacionalmente luego de una cruzada que autoridades neoyorquinas dieron para que ‘la Migra’ lo liberara, tras ser detenido en una base militar de Brooklyn, fue arrestado nuevamente, esta vez, pero por un incidente de violencia doméstica.

El inmigrante fue arrestado el jueves pasado en su casa de Hempstead, en Long Island, luego de haber sostenido una pelea con su esposa, Sandra Chica, en la que Villavicencio presuntamente la empujó contra la pared, la abofeteó y le quitó su celular para evitar que llamara a la policía.

El padre de familia, quien tiene dos hijas ciudadanas de 4 y 5 años, fue arrestado por las autoridades y el sábado pasado recibió cargos por lesiones personales en cuarto grado, lo que se considera un delito menor, y además el juez le impuso una fianza de $500 dólares.

La organización Legal Aid Society, que ha manejado la defensa del inmigrante desde que fue detenido en junio pasado, confirmó la detención del ecuatoriano, y aunque no entraron en detalles sobre el incidente, recalcaron que toda la situación difícil por la que ha atravesado su cliente desde que ‘La Migra’ quiso deportarlo, ha influido en su estabilidad emocional y también en la de sus seres queridos.

“Los últimos meses, incluyendo la detención de Pablo y las amenazas de deportación inminente, han sido traumáticos para la familia Villavicencio”, afirmó Legal Aid Society, destacando que esperan que este incidente no tenga efectos sobre el futuro de la batalla migratoria que están dando para que el repartidor de comida, quien tenía una orden de salida voluntaria del 2010 que no cumplió, pueda recibir pronto su residencia.

“Esperamos que este asunto se resuelva y que Pablo obtenga un estatus válido con la asistencia continua de nuestros asesores”, concluyeron sus abogados.

Intentamos obtener una respuesta de la esposa de Villavicencio sobre lo sucedido, pero no respondió a varias de nuestras llamadas.

Al cierre de esta edición se conoció que el inmigrante continuaba en el centro de detención del condado de Nassau y se desconoce si la corte fijará una orden de restricción que proteja a su esposa, tras los incidentes reportados.

Justo a principios de este mes Villavicencio había vuelto a vivir una escena de pánico luego de conocer que el Gobierno federal tenía intenciones de apelar la libertad que en julio pasado le concedió el juez Paul Crotty, quien ordenó que mientras el ecuatoriano pelee su caso de inmigración para permanecer en el país, debe estar libre y no podrá ser deportado. Finalmente las autoridades federales decidieron retirar la solicitud.

“Todo esto ha sido una montaña rusa de emociones. Uno no termina de sentirse tranquilo y seguro del todo. El nerviosismo siempre está presente y uno trata de mantenerse bien y de buen ánimo, pero esta pesadilla no ha sido nada fácil ni para mi, ni para mi esposa ni para mis hijas”, comentó recientemente Villavicencio, quien lucía tranquilo, pero emocionalmente afectado por todo los sucedido.

El repartido de comida llegó a Estados Unidos en 2008, y en 2010 perdió un caso de asilo, y tras casarse con su esposa ciudadana, sometieron una solicitud de ajuste de estatus, que le fue aprobada en agosto pasado por USCIS. Ahora sus abogados están intentando revertir la orden de deportación en la corte de inmigración.