Declaran culpable a joven padre por matar a golpes a su bebé en Coney Island

Le fracturó el cráneo en un apartamento y también golpeó a la madre por llamar a 911

Vivimos un momento sin precedentes...

La crisis causada por el coronavirus nos ha puesto en pocos días en una situación que nadie podía imaginar. La amenaza a la salud de todos debe ser nuestra primera preocupación. Y después, las consecuencias sociales y económicas que ya están golpeando duramente a nuestra comunidad. Pero nuestro compromiso contigo y con todos nuestros lectores es más firme que nunca. Queremos informarte y ayudarte a tomar decisiones en tu día a día.

Producir este contenido que estás leyendo cuesta dinero.
El dinero que permite que los escritores, editores y demás personal de El Diario puedan mantener a sus familias.
Nosotros no cerramos nuestro contenido como hacen otros medios, porque queremos que todos puedan leerlo, también aquéllos que no puedan pagar una suscripción.

Pero sí pedimos a quienes puedan colaborar con nosotros que nos ayuden. Sólo toma un minuto y puedes aportar tan poco como $3.5 por mes (Sí, leíste bien SOLO $3.5 por mes). Hará un gran diferencia.

Shaquan Taylor fue declarado culpable ayer de asesinato por golpear severamente a su hija de 16 meses.

Taylor (20) fue declarado culpable del asesinato en segundo grado de su hija, Nylah Lewis, el Día del Padre, en junio de 2017.

Con apenas 19 años de edad al momento del crimen, Taylor ya tenía antecedentes penales por cinco arrestos previos. Ahora se enfrenta a entre 25 años y cadena perpetua, cuando sea sentenciado el 7 de noviembre.

La oficina del fiscal del distrito de Brooklyn dijo que Taylor golpeó a su hija tan gravemente que le fracturó el cráneo en un apartamento de Coney Island.

Luego le envió un mensaje de texto a la madre de la niña, diciendo que la bebé tenía problemas para respirar. Cuango llegó, la encontró inconsciente y con golpes en todo el cuerpo.

Las autoridades dijeron que Taylor también golpeó a la madre porque llamó a 911.

Nylah estuvo en coma durante cinco días antes de que la declararan muerta en el hospital de Coney Island, recordó NY1 News.