Michelle Obama sufrió un aborto espontáneo

¿Qué pudo causarlo?
Michelle Obama sufrió un aborto espontáneo
Michelle Obama.
Foto: EFE

La ex primera dama de Estados Unidos hizo una revelación importante durante una entrevista transmitida en el popular programa Good Morning America: Michelle Obama sufrió un aborto espontáneo hace 20 años, cuando tenía 34 de edad.

En ese momento me sentí “perdida y sola -confesó-. Sentí que había fallado porque no sabía que los abortos espontáneos eran tan comunes, porque no hablamos de ellos”.

Michelle y Barack Obama tuvieron que recurrir entonces a la fertilización in vitro para concebir a sus dos hijas, Sasha y Malia, que hoy tienen 17 y 20 años.

Las revelaciones de Michelle Obama ocurren previo al lanzamiento de su libro de memorias “Becoming”, donde escribe de cómo fue crecer en Chicago, su paso por la Casa Blanca y cómo vivió el racismo incluso en la vida pública.

Pero ¿cuáles pueden ser las causas de un aborto espontáneo como el que vivió Michelle Obama? La ex primera dama tiene razón: los abortos espontáneos son más comunes de lo que imaginamos, pues ocurren hasta en dos de cada diez embarazos.

Se considera un aborto espontáneo la pérdida de un bebé durante las primeras 20 semanas de embarazo, aunque más del 80 por ciento ocurren antes de las 12 semanas. Y aunque Michelle Obama no reveló en qué momento del embarazo perdió al bebé ni qué lo provocó, algunas de las causas más comunes de la pérdida son las siguientes.

¿Qué puede causar un aborto espontáneo?

De acuerdo con el portal especializado BabyCenter, entre un 50 y un 70 por ciento de ellos ocurren por anomalías cromosómicas que evitan que el óvulo fecundado pueda desarrollarse normalmente.

En este caso, es posible que se implante un óvulo anembriónico, es decir, el óvulo se implanta en el útero mientras la placenta empiezan a formarse, pero el saco gestacional está vacío. A veces el embrión puede desarrollarse brevemente, pero el corazón no llega a latir.

Otras ocasiones, el óvulo no se implanta adecuadamente en el útero o el embrión tiene defectos estructurales por los que no se puede desarrollar.

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de tener un aborto espontáneo son la edad avanzada de la mujer, haber sufrido otros abortos, diabetes mal controlada, enfermedades inmunológicas, desórdenes hormonales, fumar, beber, usar drogas, consumir ciertos medicamentos, problemas de coagulación de la sangre, problemas uterinos e infecciones graves como sarampión, rubéola, paperas, listeria, gonorrea, entre otras.

A menudo los síntomas de un aborto espontáneo se reconocen por sangrados y cólicos parecidos a la menstruación durante el embarazo.