Las excocineras de “El Chapo” se “lavan las manos” de cualquier delito

De la cocina a una cárcel de máxima seguridad…
Las excocineras de “El Chapo” se “lavan las manos” de cualquier delito
Las acusadas llevan encarceladas desde el 2016 sin que se le haya probado ningún delito.
Foto: (Captura / YouTube)

De la cocina a una cárcel de máxima seguridad…

Los parientes de las excocineras de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera que, desde el 2016, se encuentran en el penal federal de mujeres de Coatlán del Río, en Morelos, pidieron su liberación bajo el argumento de que no han cometido ningún delito.

Era el 8 de enero de 2016, y Lilia y Celia se resguardaban en un baño de la vivienda de “El Chapo” en el Fraccionamiento Las Palmas, en Los Mochis, Sinaloa, mientras autoridades federales intervenían en el operativo que resultó en su recaptura, luego de haberse fugado por segunda vez del penal de El Altiplano.

Por ocho años, ambas cocinaban y realizaban labores de limpieza en la vivienda, en la que el presunto líder del cartel de Sinaloa se refugiaba por periodos determinados.

Pero la intervención de las autoridades les cambió su vida en un santiamén. Llevan encerradas en la cárcel de máxima seguridad sin que al momento se les haya probado la comisión de delito. Se les acusa de delincuencia organizada, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y portación de arma sin licencia.

El inicio del juicio del Gobierno de Estados Unidos contra “El Chapo” en Nueva York ha vuelto a traer a la atención pública el caso de estas mujeres, madres solteras y con solo estudios primarios.

Y ahora son sus familiares quienes aseguran que las detenidas deben estar en libertad, ya que cocinar y limpiar no es un delito.

“Ella se quedó sola con su hijo y era muy dificil sacarlo adelante. Hay veces que teníamos para comer, había veces que no. Entonces cuandlo ella lo conoció, la verdad, sí le dio mucha alegría, porque todas las personas de los ranchos, sabemos que él (El Chapo) ayuda a las personas”, indicó, por su parte, Mary Sánchez, hermana de una de las cocineras en entrevista con Primer Impacto.

“Yo decía que tenía que buscar otro tipo de trabajo. Que tenía su hijo. Que había otra forma de trabajar, pero igual no hizo caso”, agregó.

“¿Qué hago? ¿Cómo le doy el amor? Yo le doy el amor de hermana, pero qué tal el amor de mamá. Estan solos” , dijo, por su parte, Juliana, una de las hijas de una de las acusadas.

“Ella es el pilar de la casa. Yo se que todo lo que ella hizo lo hizo por nosotros para darnos algo a todos. Entonces si es una injusticia que este ella porque ser cocineras no es un delito”, planteó Sánchez sobre su hermana.