Contraloría acusa al Departamento de Educación de violar reglas de gastos de viajes

Una auditaría demuestra que se usaron miles de dólares en pasajes y hoteles sin justificación y sin la aprobación apropiada
Contraloría acusa al Departamento de Educación de violar reglas de gastos de viajes
Foto: Archivo

La Controlaría municipal dio a conocer este miércoles los resultados de una auditoría que demuestran que el Departamento de Educación (DOE) violó sus propias reglas y política, así como otras directrices impuestas por la Ciudad, al aprobar gastos excesivos en viajes y conferencias.

El contralor municipal Scott M. Stringer indicó en un comunicado, que se demostró que 93% de los ejemplos de pagos relacionados con viajes violaron las políticas de la misma agencia, así como directivas impuestas anteriormente por la Contraloría, y en algunos casos ambos.

En total, en el año fiscal 2017 el DOE pagó 42,508 comprobantes de gastos por viajes, los que sumaron más de $20 millones de dólares. De esos pagos, la oficina del Contralor auditó $1,060,056, y determinó que en 93% de los casos fallaron en seguir las reglas de esa misma agencia.

“Cuando se trata de nuestras escuelas cada dólar cuenta. No podemos permitirnos malgastar fondos que deben ir a las aulas de nuestros niños”, dijo Stringer, agregando que como padre de un hijo en escuela pública, “mi principal prioridad es asegurarme que cada estudiante de la ciudad de Nueva York tenga oportunidades, herramientas y los recursos que necesitan para aprender y sobresalir”.

Uno de los ejemplos usados en la auditoria demuestra que se desperdiciaron $60,422 en fondos públicos cuando el DOE pagó por servicios no reembolsables para un viaje propuesto a Cuba, al que irían 16 estudiantes y 6 educadores, el cual terminó siendo cancelado por el Canciller de Educación. Posteriormente se usaron otros $97,000 dólares adicionales para reemplazar ese viaje por otro a Brasil, para el mismo grupo.

“Como Contraloría, erradicar la malversación y el fraude es una de nuestra responsabilidad más importante. Las fallas del DOE en seguir sus propias políticas y hacer un seguimiento cercano a sus gastos, demuestran una indiferencia hacia los contribuyentes y algo que costará más a nuestros estudiantes”, indicó el Contralor.

Ejemplo de pagos indebidos que reveló la auditoría:

  • $14,023 en sobrepagos a dos proveedores, incluyendo $11,913 en un hotel en Brooklyn por el espacio para una reunión.
  • $233,167 en sobrepagos en hoteles y locaciones para reuniones del DOE, sin que, como mandan las reglas, se hiciera el esfuerzo de conseguir algo gratis o a bajo costo, en los mismos edificios que posee el DOE.
  • $12,883 se pagaron en una noche de retiro de empleados en el Tarrytown House Estate en el valle Hudson, lo que viola las propias reglas del DOE.
  • $269,684 por 11 compras que no contaban, como se requiere, con los comprobantes de que se pidieron varios precios, incluyendo $17,847 en comida y $99,716 en un hotel en Brooklyn donde se realizó una conferencia.
  • $14,956 en cargos de tarjetas de crédito, sin los recibos correspondientes, incluyendo $2,821 en gastos en un resort en Nashville, Tennessee.