Asesor o gurú: ¿cómo ser un consultor político?

Aquí no se trata de engañar al votante

Los asesores cumplen una labor detrás de los procesos electorales.
Los asesores cumplen una labor detrás de los procesos electorales.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

La consultoría política es, quizás, una de las profesiones más incomprendidas por la sociedad. De inicio, mucha gente no sabe que existe y de quienes la conocen, una gran parte se imagina a personajes maquiavélicos que buscan engañar a la ciudadanía para llevar al poder a políticos oscuros.

Se nos podría considerar como mentirosos, manipuladores o abusivos. Como los hombres y las mujeres detrás del poder político. Detrás de las cámaras, los reflectores y todo lo que implica participar en la lucha por los puestos de gobierno.

A medida que la consultoría política se ha ido profesionalizando, han surgido espacios de diálogo en los que se ha intentado explicar en qué consiste la profesión. Definitivamente no busca engañar a los votantes, eso es un hecho. Más bien, se trata de los esfuerzos por generar puentes de comunicación entre gobernantes y gobernados, sobre todo, en el actual contexto de descrédito por todo lo que suene o huela a política.

Así, el reconocido estratega argentino Carlos Fara nos entrega en el libro ¿Cómo ser un consultor político? una magnifica guía para comenzar a trabajar en esto de la comunicación política y las campañas electorales. Y no solo para comenzar, sino también para que quienes ya se dedican a la consultoría puedan mejorar sus procesos, sus relaciones con los clientes e incluso, con los mismos colegas.

Fara no se encarga de hacernos un manual teórico de comunicación política, porque de esos ya existen muchos. Más bien, Carlos ofrece una guía de desarrollo profesional donde se responden preguntas relacionadas a cómo ser un consultor, cómo fijar honorarios o cómo adaptarse a la personalidad de los clientes.

Temas de especial relevancia para mí, que a mis 24 años he tenido que enfrentar a políticos que desconfían de los jóvenes por su edad.

Destaco la profundidad y la seriedad con la que Carlos Fara aborda los temas. Por ejemplo, explicando la diferencia entre ser un profesional de la política y un gurú, aquellos que dicen tener recetas mágicas para ganar elecciones. La realidad es que cada campaña es diferente y el consultor debe estar en constante capacitación para ofrecer mejores servicios a los clientes.

El libro invita a los interesados a estudiar posgrados especializados o a integrarse a asociaciones regionales como la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos (ALACOP), espacios donde se fortalece el debate y la unión entre consultores.

Y no les adelanto más, para invitarlos a que revisen el libro. Son verdaderamente pocos los textos que orientan a los jóvenes consultores a posicionarse en el medio. Una vez que lo lean, los invito a que busquen también el libro Gestión actual del Consultor Político de mi admirado profesor y amigo Jorge Santiago Barnés y José Ángel Carpio.

La duda para muchos seguirá: ¿qué es un consultor político? Y bueno, decía Néstor Kirchner, ex presidente de Argentina, que los gobernantes eran “ciudadanos comunes con responsabilidades importantes”. De esta manera, los consultores políticos como bien lo explica Carlos Fara, son “personas comunes asesorando a ciudadanos con responsabilidades importantes”.

Patricio Morelos es analista y estratega político. Director General de Regieren Consultores, firma especializada en campañas electorales. Es estudiante de la Maestría en Comunicación Política y Gobernanza Estratégica en The George Washington University. Twitter @patomorelos