¿Qué hacer con el dinero que generaría legalizar la marihuana en NY?

Se impulsan varias ideas sobre cómo gastar los fondos, incluyendo mejorar el Subway o invertir en comunidades de minorías
¿Qué hacer con el dinero que generaría legalizar la marihuana en NY?
Cada vez suman más voces la Gran Manzana a favor de legalizar la marihuana.

En Nueva York se han dado pasos que nos acercan cada vez más a convertirnos en el undécimo estado del país en el que consumir marihuana de manera recreacional sea legal. Y eso podría hacerse realidad el próximo año, cuando asuma la nueva Legislatura en Albany controlada por los demócratas, en la que se espera se empuje una legislación con ese fin.

Pero a pesar de que todavía el vender cannabis no es legal, ya se están impulsando varias ideas sobre cómo y en qué gastar los fondos que ingresarían por el impuesto a la marihuana. Mientras algunos proponen que sea para reparar el Subway, otro insisten que deber ser para cubrir las necesidades de las comunidades de minorías afectadas por las acciones policiales contra el consumo.

Apenas el miércoles un reporte de la Universidad de Nueva York (NYU) instó a que los fondos se utilicen para las urgentes reparaciones en el metro neoyorquino. Y esa idea fue impulsada también este jueves por la candidata a Defensora del Pueblo Melissa Mark-Viverito, quien presentó un plan de cuatro puntos, sobre cómo sacar provecho de ese dinero y mejorar el transporte público.

“Marihuana por Rieles”

La propuesta de la expresidenta del Concejo Municipal, llamada “Marihuana por Rieles”, además de proponer legalizar el uso recreacional de la hierba e invertir en la MTA, también pide que se dé una compensación a las miles de personas que han sido arrestadas por consumirla.

“Cada día cuando tomo el Suway, lo único que pienso es: Por favor ojalá el tren está funcionando. Por favor que no se pare entre estaciones. Por favor que no se salte mi parada”, dijo Mark-Viverito al presentar su propuesta.

La exconcejal, quien en 2014 fue una de los primeros funcionarios electos en proponer legalizar la marihuana, dijo que tomando en cuenta la población de Nueva York, “el mercado de la marihuana puede producir ganancias por $1,300 millones al año, que podemos invertir en nuestro deteriorado metro. Y además ya es tiempo de la legalización, porque por años los blancos han fumado sin problemas, mientras los negros e hispanos son arrestados”.

El plan de Mark-Viverito se dividiría en estos puntos:

  1. Impulsar, desde la posición de Defensora del Pueblo, la legalización en el 2019 del consumo recreacional de la hierba, al pedir al gobernador Andrew Cuomo y los legisladores que cumplan con sus promesas de campaña al respecto.
  2. Usar no menos del 50% de los fondos que ingresen por impuestos a la venta de la marihuana, en adelantar las reparaciones del Subway. En Nueva York, incluyendo la Gran Manzana, esos impuestos generarían hasta $1,300 millones al año. Esto ayudaría a minimizar el que se tengan que dar alzas del pasaje.
  3. Que se dé una compensación a las miles de personas que han sido arrestadas por consumirla, incluyendo el borrar los récords criminales, dar prioridad a mujeres, negocios de las minorías y convictos no violentos por cargos de marihuana, a tener las licencias para cultivar y vender la hierba cuando sea legal.
  4. Convocar audiencias públicas para analizar temas relacionados con el reforzamiento de las leyes por marihuana, incluyendo las políticas del NYPD de dar multas en vez de arrestos.

Dinero debe ser para las minorías

Este jueves el contralor municipal Scott Stringer también presentó un análisis sobre el tema de la legalización, en el cual detalla cuáles han sido los vecindarios más afectados por las acciones policiales para combatir el uso de la marihuana, y ofrece un plan para la puesta en marcha de una industria sobre esa hierba en la Gran Manzana.

El reporte de Stringer muestra que los vecindarios con más altos niveles de arresto son a la vez los de mayor pobreza, más desempleo, donde viven las minorías y donde hay pocos dueños de casas.

El Contralor pide en su análisis, que tanto el estado como la Ciudad usen los fondos que generaría la legalización, para crear un programa equitativo, que permita dirigir parte del capital y la asistencia técnica a las comunidades que serán impactadas con esta industria.

Según la Contraloría, anualmente la Gran Manzana recibiría hasta $336 millones al año en impuestos a la marihuana, a parte de los $436 millones que recibiría el estado.

“Miles de neoyorquinos, que son mayoritariamente hispanos y negros, han sufrido, por mucho tiempo, por políticas discriminatorias sobre el uso de marihuana, y esto debe acabar ahora”, dijo Stringer, agregando que “a la vez que nos movemos hacia un mercado legal, que generará miles de millones de dólares, tenemos que corregir estas injusticias históricas y eliminar políticas del pasado”.

Corregir las injusticias

Otro funcionario electo quien también impulsa la idea que los ingresos por marihuana sean usado principalmente en dar apoyo a las comunidad de color, históricamente afectadas por las políticas policiales, fue el concejal y también candidato a Defensor del Pueblo Rafael Espinal.

Al referirse en específico al plan “Marihuana por Rieles”, Espinal dijo que era equivocado: “El dinero por la legalización debe ser invertido en comunidades que han sido desproporcionadamente objeto de la aplicación de las políticas contra la marihuana”.

“Son las comunidades hispana y negra, como en la que yo crecí y he representado por mucho tiempo, las que han sido el objetivo por mucho tiempo, donde se han dado los arrestos y se ha criminalizado a su gente por infracciones menores por drogas”, insistió Espinal.

El concejal propuso invertir ese dinero en reparar NYCHA, programas de fianza para ofensores menores y programas de desarrollo económico.