El “misterioso” beso con herpes que mató a una bebé recién nacida

La infección se agravó y se convirtió en una sepsis o envenenamiento de la sangre

La pequeña tenía 14 días de nacida.
La pequeña tenía 14 días de nacida.
Foto: (Captura / Google)

Unas padres británicos jamás imaginaron que un beso le provocaría la muerte a su bebé de apenas 14 días de nacida.

Kelly Ineson y Thomas Cummins batallan emocionalmente para lidiar con el fallecimiento de la pequeña que contrajo herpes luego de que una persona con el virus tuviera contacto con ella.

La pareja aún desconoce  de quién la infante se contagió, pero los médicos tuvieron que inducirla al coma, y le indicaron a los padres que, si sobrevivía, tendría daño cerebral.

“Siempre fuimos muy cuidadosos y no dejamos acercarse a nadie que pareciera enfermo o que no se hubiese lavado las manos. Nos preguntamos si recordábamos a alguien que, con ampollas, la hubiese besado, pero no y nunca lo hubiésemos permitido”, aseguró la mujer que Yorkshire, Inglaterra, al Daily Mail.

Días después, la infección se agravó y se convirtió en una sepsis o envenenamiento de la sangre.

Ahora a Kelly y a su esposo solo les queda compartir su caso para que otros estén alerta de los riesgos que implica el herpes para un recién nacido.

Debido a que el sistema inmunológico no está fortalecido, este tipo de enfermedad de transmisión sexual puede resultar mortal como en el caso de esta pequeña.

Existen dos tipos de herpes: el tipo 1 o simple que es el herpes labial. El tipo 2, que se traduce en herpes genital puede transmitirse al bebé durante el parto vaginal.

En ambos casos, los pacientes presentan ampollas, ya sea en la boca o en los genitales.

Aunque menos frecuente, la transmisión del virus puede producirse en la placenta o de un recién nacido a otro por el personal del hospital o parientes.