Meghan Markle, la duquesa de Sussex, celebra la Navidad en una residencia de ancianos

La esposa del príncipe Harry reaparece después de su éxito en los "British Fashion Awards", pese haber roto el protocolo con su pintauñas negro

Meghan Markle, la duquesa de Sussex, celebra la Navidad en una residencia de ancianos
La duquesa de Sussex.
Foto: Chris Jackson - Pool/Getty Image

Este martes la duquesa de Sussex, Meghan Markle, ha querido llevar un poco de espíritu navideño por adelantado al centro Brinsworth House, una residencia para ancianos regentada por la organización benéfica Royal Variety Charity que acoge a antiguos trabajadores de la industria del entretenimiento.

La visita se trataba de un acto hecho a la medida de la antigua protagonista de la serie ‘Suits’, que tuvo la oportunidad de conversar con varios de los 36 residentes, entre los que se encuentran músicos y artistas de todo tipo, y participar en una actividad de manualidades para elaborar adornos festivos que le permitió poner en práctica una vez más sus habilidades como calígrafa.

A lo largo de una de esas conversaciones la esposa del príncipe Enrique demostró una vez más su carácter cercano mientras tomaba el té con Josephine Gordon, una intérprete retirada del West End londinense que le preguntó por su estado ahora que se encuentra a punto de entrar en el tercer trimestre de gestación.

“Estoy bien”, le aseguró sonriente después de que la señora le explicase que leía a menudo acerca de su marido y ella en la prensa. “Me siento muy embarazada”, matizó Meghan antes de interesarse por su interlocutora y si ella también tenía hijos. Cuando Josephine le respondió: “No, no, tenía una carrera”, la duquesa no pudo evitar sonreír con complicidad y añadir rápidamente: “Sí, eso lo comprendo perfectamente”.

A lo largo de todo el recorrido por las instalaciones, Meghan ha sido fotografiada acariciando en varias ocasiones su ya abultado vientre al igual que hizo durante su aparición hace una semana en la gala de los premios de moda British Fashion Awards. De cara a esta nueva aparición pública, la duquesa de Sussex también ha elegido un ajustado vestido, de motivos florales en esta ocasión, que ha acompañado con uno de sus ya habituales abrigos anudados a la cintura y que cedía todo el protagonismo a su embarazo.