Nueva York es la capital de las demandas judiciales más ridículas, según reporte

Advierten sobre el impacto en la sociedad del litigio excesivo

Nueva York es la capital de las demandas judiciales más ridículas, según reporte
Para algunos la "justicia" es un negocio muy rentable
Foto: JIM WATSON/AFP/Getty Images

No es casualidad que Nueva York sea el estado con más abogados en todo el país, pues las demandas son un negocio muy rentable.

Casi la mitad de las demandas “más ridículas” en el mundo este año se presentaron en Nueva York, según una lista anual compilada por el Instituto de la Cámara de EEUU para la Reforma Legal.

Hay casos que parecen risibles, como una demanda colectiva en Brooklyn contra Kind Bars. La compañía de barras nutritivas fue acusada por poner en sus productos lo que el demandante llamó “términos que suenan químicos como el ácido ascórbico”, que es sólo otro nombre más para la vitamina C. El caso está en curso.

En tanto, Biola Daniel demandó en Manhattan a Tootsie Roll Industries, afirmando que su paquete de golosinas “Junior Mints” viene casi lleno de aire, aunque la cantidad exacta de mentas es mencionada en la etiqueta. La jueza Naomi Reice Buchwald rechazó el caso, alegando que permitir la demanda “convertiría en ley un nivel embarazoso de analfabetismo matemático”. Aún así, la sentencia está siendo apelada.

En Buffalo, una mujer llamada Julie Fletcher afirma en su caso que Canada Dry Ginger Ale engaña a los clientes porque el refresco no contiene jengibre real. Sin embargo, los ingredientes están claramente listados en cada envase.

En Albany hay una demanda de Abraham Jacob Warner ante la corte federal contra el atún StarKist. Warner afirma que el logotipo de la Asociación Estadounidense del Corazón puede engañar a los consumidores para que piensen que ese atún es más saludable que otras marcas.

Pero a nivel nacional, la demanda considerada más ridícula en 2018 se dio en California, que resultó en la determinación de un juez de que el café debe ser servido con una etiqueta de advertencia cancerígena, aunque la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) ha dicho que existe evidencia débil de que lo cause y, de hecho, puede en realidad reducir el riesgo de algunos tipos de ese mal.

“Estas demandas individuales pueden ser buenas para reírse, pero el impacto colectivo del litigio excesivo en la sociedad no es una broma”, dijo Lisa A. Rickard, directora del Instituto para la Reforma Legal.

El grupo descubrió previamente que Nueva York asume los costos más altos en el sistema judicial de EEUU: más de $6 mil dólares en promedio por hogar.

Tom Stebbins, director de la Alianza para la Reforma de la Demanda de Nueva York, criticó a los parlamentarios de Albany por la protección de “leyes favorables a la demanda, favorecidas por el lobby de abogados litigantes”.

“Es por eso que Nueva York tiene más abogados per cápita que cualquier otro estado. Como resultado, y en detrimento del resto de la economía, la industria de juicios está en auge”, sentenció Stebbins, citado por New York Post.