Comienza prohibición de empaques de poliestireno en Nueva York

Restaurantes y locales de comida rápida no podrán usar ni vender estos empaques
Comienza prohibición de empaques de poliestireno en Nueva York
La iniciativa busca reducir los residuos de poliestireno de vertederos y calles.
Foto: Archivo

En 2013, el entonces alcalde Michael Bloomberg comenzó una lucha contra el uso de empaques de poliestireno en Nueva York, sin embargo, la batalla contra grupos de restaurantes, que ven la medida como una dificultad, sobre todo para los pequeños comerciantes, se alargó, pasándole el liderazgo al alcalde Bill de Blasio, quien finalmente, seis años después, logró la prohibición.

Y es que este 1 de enero marca el inicio de la medida, anunciada por De Blasio, la comisionada del Departamento de Sanidad Kathryn García, y el director de la Oficina de Sostenibilidad del alcalde, Mark Chambers, quienes aseguraron que la prohibición de la espuma de poliestireno está vigente, lo que, según indican, elimina una fuente importante de desechos derivados del petróleo.

Esto quiere decir que ahora los establecimientos de servicio de alimentos, tiendas y fabricantes no pueden poseer, vender ni ofrecer empaques de alimentos de espuma de poliestireno expandido o empaques de relleno suelto, como “empaques de maní”.

Para el Alcalde, el calentamiento global está amenazando a la ciudad, y para combatirlo, “tenemos que cambiar la forma en que vivimos”.

“Las 60 millones de libras de espuma de poliestireno que los neoyorquinos tiran cada año obstruyen nuestros vertederos y alimentan la economía petrolera que destruye nuestro planeta”, apuntó el líder político. “Estamos terminando esta práctica sucia para poder garantizar un futuro más limpio y más justo para nuestros hijos”.

De acuerdo con la prohibición, los fabricantes y tiendas no pueden vender ni ofrecer artículos de espuma como tazas, platos, bandejas o contenedores de concha, sin embargo, la Alcaldía explicó que hay un período de gracia de seis meses antes de que se puedan imponer las multas.

“Esta prohibición, que se ha retrasado hace mucho tiempo, pondrá fin a la espuma de poliestireno que cubre nuestras calles y obstruye nuestros cursos de agua”, dijo Mark Chambers, director de la Oficina de Sostenibilidad del Alcalde. “Ahora debemos aprovechar este progreso mediante la eliminación de otros productos obsoletos y de desperdicio, como bolsas de plástico de un solo uso y sorbetes de plástico”.

Ahora bien, la noticia no cayó bien en algunas zonas de la Gran Manzana, donde los dueños de restaurantes están preocupados por los costos de otros empaques.

“La verdad es que me parece que no es necesario y lo que nos crea es un problema mayor porque otros empaques son aún más caros”, dijo Lucía Castro, dueña de un restaurante hispano en Washington Heights.

No obstante, el Departamento de Servicios para Pequeñas Empresas aseguró que negocios como el de Castro, al igual que otras pequeñas empresas con menos de $500,000 en ingresos anuales, al igual que organizaciones sin fines de lucro, pueden solicitar exenciones por dificultades económicas, si pueden probar que la compra de productos alternativos que no están compuestos por poliestireno creará dificultades financieras.

Las exenciones otorgadas serán válidas por un período de un año a partir del 1 de julio de 2019 y de forma continua.