Malestar por retraso en inicio del programa de ‘MetroCards para pobres’

Critican que la Alcaldía no dé información sobre el programa que beneficiaría a más de 800,000 neoyorquinos, y que estaba supuesto a comenzar el 1 de enero
Malestar por retraso en inicio del programa de ‘MetroCards para pobres’
Programa que promete un 50% de descuentos en la MetroCard retrasa su inicio.
Foto: Mariela Lombard / Mariela Lombard

El 11 de junio de 2018, el alcalde Bill de Blasio y el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, se dieron la mano tras firmar un acuerdo presupuestario que incluyó el financiamiento completo de ‘Fair Fares’ (Tarifas Justas), un programa que prometía proporcionar MetroCards a mitad de precio a neoyorquinos de bajos ingresos a partir del 1 de enero de 2019. Sin embargo, este jueves transcurría el tercer día del año nuevo y aún, ni hay tarjetas con descuentos, ni información sobre aplicaciones y requerimientos.

Desde hace más de dos semanas, un grupo de casi 40 organizaciones de justicia económica, de tránsito, legales, laborales, religiosas y comunitarias están instando a la Alcaldía a que publique su plan de divulgación y un calendario detallando cuándo y cómo los casi 800,000 neoyorquinos de bajos ingresos elegibles podrán beneficiarse del programa de tarifas de descuento.

En una carta del 12 de diciembre a De Blasio, los defensores del programa escribieron: “A medida que se aproxima rápidamente el mes de enero de 2019, todos los neoyorquinos de bajos ingresos a los que prometimos ayudar están ansiosos por saber cómo podrán inscribirse” para comenzar a beneficiarse de su MetroCard de tarifa reducida. Entre ellos se encuentran: los trabajadores pobres, especialmente los inmigrantes que no califican para beneficios públicos o tienen miedo de aceptar un programa federal que pueda poner en riesgo a ellos mismos o a los miembros de la familia; los desempleados en busca de trabajo; y estudiantes universitarios de bajos ingresos que luchan por obtener la educación que necesitan para salir adelante”.

Pero, una vez más, la Ciudad parece no tener una respuesta clara, hasta el punto de que este jueves el contralor de la ciudad de Nueva York Scott Stringer, se unió a la Community Service Society y Riders Alliance, para exigir que la Ciudad siga adelante con el plan.

Stringer, quien ya había enviado una carta a la Administración de Recursos Humanos (HRA) en diciembre, destacando las preocupaciones de que las reglas del programa aún no se habían detallado, en especial lo concerniente a si los nuevos inmigrantes serían elegibles para las MetroCards a mitad de precio, se declaró “sumamente preocupado”, sobre todo porque, según asegura, “este programa es crítico para los neoyorquinos que viven en la pobreza”.

“Una tarjeta MetroCard debe ser una clave para la ciudad, no una barrera. Pero el hecho de que la Ciudad no haya promovido o implementado adecuadamente el crucial programa de Fair Fares impide que los neoyorquinos que luchan más obtengan el apoyo que se les prometió”, dijo el Contralor. “Ahora que hemos superado el plazo en el que se suponía que las MetroCards a mitad de precio estaban disponibles, todavía no tenemos idea de cuál será el calendario y el plan de despliegue de la administración para esta inversión crucial”.

Durante una rueda de prensa, realizada a las afueras del City Hall, Stringer resaltó su preocupación sobre la posibilidad de que, según explicó, la Ciudad puede prohibir a los neoyorquinos que reciban el beneficio comprar tarjetas de un solo día, y en su lugar les exigiría que compren tiquetes de siete o 30 días.

“Si la Ciudad decide menoscabar la promesa de tarifas justas al limitar el descuento a los pases de siete y 30 días, es muy probable que bloquee a los neoyorquinos que no pueden pagar el costo por adelantado. Esto es inaceptable para nuestra ciudad, y exigimos respuestas en nombre de todos los pasajeros del autobús y del metro”, indicó el funcionario.

A la espera

Al igual que sucedió con la inesperada tormenta de nieve que sorprendió y atascó a millones de neoyorquinos a mediados de noviembre del año pasado, nadie ha tomado responsabilidad por el retraso y la falta de información sobre las formas de aplicar al programa de descuento en la MetroCard.

Hasta el momento, los comentarios del Alcalde parecen solo invitar a sentarse a esperar.

“Sólo quiero ser muy claro. Todo lo que dije, quise decir. Y todo lo que dije, lo seguimos adelante”, dijo de Blasio. “Y es el 2 de enero, y les digo que dentro de unos días comenzaremos y creo que los neoyorquinos entienden que si tienes un objetivo ideal y se necesitan unos días más, lo bueno es que la gente va a beneficiarse de inmediato”.

Pero el concejal Ydanis Rodríguez, presidente del Comité de Transporte del Concejo Municipal y uno de los impulsores del proyecto, aseguró que “el retraso es preocupante”.

“Como Ciudad sabemos implementar programas y ofrecer información a tiempo para que los servicios comiencen sin interrupciones, pero específicamente con éste, que beneficia a las familias trabajadoras y familias inmigrantes que y puede hacer una gran diferencia, es preocupante que aún no haya sido iniciado”.

Poca información

Adrián Fernández, un residente de Bayridge, Brooklyn, que toma el tren R diariamente, aún no sabe si él y su esposa califican para el beneficio.

Adrián Fernández, residente de Brooklyn.

“No sabemos nada”, dijo Fernández, quien, pese a que utiliza la tarjeta mensual del Subway, cree que el beneficio debería brindarse en todas las formas de pago. “Parece que quieren obligar a la gente a comprar la tarjeta de $121 y mucha gente no la necesita, pero sí necesita el descuento”.

Para Freddy Maccia, un joven estudiante universitario, el programa debería incluir a todos los residentes del estado y “no solo a los más pobres”.

“Yo trabajo y gano el mínimo y aún así me toca muy duro para pagar mi transporte, así que yo creo que debería ser un descuento para todos los ciudadanos”, apuntó Maccia, quien criticó fuertemente al Alcalde por la demora en entregar información. “¿Ese no es ciego? ¡parece que es ciego!”.