Denuncian renta preferencial como “ruleta rusa” para aumentar precios y desalojos

Piden que este tipo de arriendos, amparados por las leyes actuales, sea revocado, pues pone a cientos de miles de familia en riesgo latente de perder sus viviendas

Denuncian renta preferencial como “ruleta rusa” para aumentar precios y desalojos
Al mexicano Jhonathan Oropeza su casero le aumentó más de $600 de tajo, amparándose en las leyes de renta preferencial
Foto: Edwin Martinez / El Diario

En el 2006, el mexicano Johnatan Oropeza y su esposa consiguieron un apartamento de dos cuartos en Bushwick, Brooklyn, a un precio que les pareció cómodo de pagar entre ambos. Allí nacieron sus dos hijos, hoy de 9 y 5 años, y aunque en varias ocasiones tuvieron que enfrentarse al casero, llamando hasta al 311, para que les hiciera reparaciones básicas y acabara con la plaga de ratas y cucarachas, las cosas iban bien hasta que llegó el momento de renovar el contrato para este año. Tras pagar una renta de $1,350 mensuales, el dueño del edificio les manifestó a los inquilinos que si querían continuar en ese lugar, el arrendamiento nuevo sería de $2.050, más del 50% del valor original.

El padre de familia mexicano, quien trabaja en un restaurante, mientras su esposa cuida a sus dos pequeños que padecen de autismo, se negó a firmar el nuevo contrato y, tras considerar que el dueño estaba haciendo algo ilegal por exigir semejante aumento, hizo sus averiguaciones y se enteró de algo de lo que nunca había oído hablar, al igual que muchos inquilinos de Nueva York.

El casero tenía esa unidad de vivienda bajo las normas de “renta preferencial”, una figura legal, aprobada en el 2003 por la Legislatura estatal, que permite que los dueños de los edificios renten sus unidades a un costo por debajo del valor del mercado, y en cualquier momento que lo deseen, cuando se renuevan los contratos, pueden exigir el precio real, así los aumentos sean desproporcionados, amparados por la ley. En la Gran Manzana 266,000 apartamento están cobijados por este tipo de renta, es decir casi el 30% del total de unidades bajo el control de rentas y hoy esta familia está a punto de tener que abandonar su inmueble porque no tienen cómo pagar el nuevo arriendo.

“Yo ni siquiera sabía que eso de renta preferencial existía ni sabía cómo era. A nosotros nadie nunca nos explicó nada. Cuando llegamos aquí, el landlord nos dijo que le gustaba rentarle a solo latinos porque éramos gente tranquila y que nos iba a cobrar poquito por ayudarnos, y creí que en verdad era porque nos quería ayudar, pero antes de que se me venciera el lease en abril de este año, él vino y dijo que le teníamos que pagar los $2,050 o nos teníamos que ir”, comenta el mexicano con mucha frustración.

Angustiado con la nueva noticia, el inquilino asegura que fue a pedir auxilio a la organización San Nicolás, que los ayudó a conseguir un acuerdo en la corte de vivienda para poder pagar $1,350 y por ahora permanecer en su apartamento hasta el 31 de diciembre. La próxima semana deberá volver al tribunal para saber si el magistrado acepta que sigan pagando esa renta y no perder el inmueble, o si tendrán que empacar sus cosas e irse, porque el bolsillo no les da para costear el nuevo arriendo que el casero solicita.

“Esto es terrible. Uno no sabe de ese tipo de rentas, que obviamente las usan para sacarnos en el momento que quieran para rentar más caro. Estamos maniatados, porque la ley los apoya, pero igual estamos tratando de pelear hasta el final porque el casero también tiene muchas irregularidades. Si nos corren nos tocará vivir en un apartamento compartido o no sé qué va a pasar con nosotros, porque no se consigue nada barato”, agregó el preocupado padre, recordando que en febrero pasado el casero le advirtió que esa pelea está perdida.

“Él vino y me enseñó papeles de los muchachos de abajo, a los que ya sacó con el mismo tipo de renta, y me dijo que los pudo sacar y que adonde quiera que vaya no voy a poder hacer nada… eso es un tipo de acoso e intimidación. También vino molesto y gritando porque mi esposa llamó al 311 y ella hasta tuvo que llamar a la policía”, dijo el inquilino.

“Esto es angustiante, y ante todo por nuestros hijos que estudian en una escuela especial aquí cerca. No entiendo por qué las leyes los apoyan así a los caseros y a nosotros nos ahorcan. Eso es como una trampa y deberían acabar con ese tipo de renta”, aseguró Marisol Jiménez, esposa de Johnatan.

La senadora electa Julia Salazar, aseguró que casos como el de la familia Oropeza cada vez son más comunes en Nueva York, pues cientos de caseros están utilizando la “renta preferencial” para acosar y desalojar a familias de bajos recursos y poder cobrar mayores alquileres.

“Yo misma vivo en un apartamento de renta preferencial y sabemos que mientras no haya cambios en las leyes, ellos pueden seguir cometiendo estos abusos protegidos por la propia ley, algo que afecta mayormente a nuestras comunidades de color. Es una norma que premia a los dueños por encima de los derechos de los inquilinos”, comentó la política de Brooklyn, quien destacó la urgencia de cambiar totalmente las leyes actuales de renta manejadas por el Estado. “Todos los inquilinos en Nueva York deben estar legalmente protegidos contra el riesgo de desplazamiento y falta de vivienda. Esto es lo que significa exigir el control de una renta universal, donde acabemos con cosas como la renta preferencial y los bonos de vacancia, porque la vivienda es un derecho humano, y las leyes de alquiler tienen que defenderlo y garantizarlo”.

El senador Michael Gianaris, quien a principios de esta semana anunció una coalición con más de una docena de legisladores estatales para luchar por leyes de renta más justas, ahora que los demócratas tienen la mayoría en Albany, aseguró que normas como la renta preferencial legitiman los abusos. “Demasiados inquilinos tienen un precio fuera de lo que realmente pueden pagar, debido a las leyes, que ponen a los propietario por encima del bienestar de los inquilinos. Esta crisis tiene que acabar ya”, dijo el demócrata.

La Senadora Liz Krueger aseguró que las normas riesgosas en las leyes de renta como “la preferencial”, hacen que cada vez haya más familias lejos de poder pagar rentas asequibles, aumentando el desamparo y disminuyendo opciones de calidad de vida.

“Las lagunas en las leyes de regulación de la renta de Nueva York han hecho que sea muy fácil para los propietarios de edificios sin escrúpulos aumentar dramáticamente las rentas, acosar a los inquilinos, desregular ilegalmente las unidades y exacerbar la crisis de vivienda asequible”, comentó la líder del Senado estatal. “Pero este año, con los demócratas finalmente controlando el Senado del Estado, confío en que podemos comenzar a cambiar esa narrativa y crear nuevas protecciones contra el desalojo para los inquilinos en unidades de precios del mercado también”.

Beverly Newsome, presidenta de la organización Ebbets Field Tenants Organization destacó que la “renta preferencial” es usada como una trampa en la que se atrapa a una víctima con falsos encantos y luego se le da el golpe certero.

“Un arrendamiento preferencial utiliza la táctica de” cebo y cambio, porque un apartamento aparentemente asequible se vuelve inasequible, si un inquilino comete o participa en algún acto que el propietario no aprueba, por ejemplo, llamando al 3-1-1 la usan como excusa para desalojo”.

Aaron Carr, fundador y director ejecutivo de la organización Housing Rights Initiative criticó que la manera como está diseñado el sistema de rentas le de legalidad a tácticas sucias para atacar a los inquilinos.

“A los tramposos no se les debe permitir prosperar en una sociedad moral y justa”, dijo el activista. “Las lagunas legales en materia de alquileres del estado de Nueva York son un fraude legalizado. Una auditoría realizada por el gobierno del estado de Nueva York a 1,100 propietarios encontró que más del 40% de ellos estaban cobrando de manera ilegal a los inquilinos en alquiler. Esto no debería ser una sorpresa, ya que nada de esto es por accidente y todo es por diseño”.

Reporte de Presidente de El Bronx advierte renta preferencial como una gran amenaza a la vivienda

Bajo las leyes actuales, si los propietarios de los 260,000 apartamentos cobijados por la figura de renta preferencial aumentaran en masa los alquileres que la norma les permite, cientos de miles de inquilinos estarían en riesgo de desalojo y desplazamiento y se generaría una crisis de vivienda mayor en la Gran Manzana.

Así lo denunció el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr., tras presentar un informe titulado “La crisis de la renta preferencial en la ciudad de Nueva York”, donde advierte que es urgente que se ponga fin a ese tipo de arriendos y que de paso haya castigos más estrictos para los propietarios que acosan a los inquilinos para crear apartamentos vacantes.

El informe tomó como muestra los vecindarios de Jamaica, Bay Ridge, Fordham y Washington Heights, con amplio número de unidades de renta preferencial.

“El Estado de Nueva York debe reformar sus leyes de renta, y eso incluye fortalecer las protecciones de los inquilinos y cerrar la brecha de la renta preferencial”, aseguró Díaz Jr., sugiriendo una solución que también beneficie a los propietarios. “El año que viene, podemos proteger a los inquilinos de aumentos dramáticos en sus rentas y al mismo tiempo proporcionar a los propietarios una compensación por una pérdida de ingresos potenciales a través de una reforma integral de nuestras leyes de vivienda actuales que rodean las rentas preferenciales”.

Se estima que un nuevo crédito fiscal para los propietarios, costaría aproximadamente $93.5 millones por año, pero “ahorraría miles de millones en los costos potenciales creados por el desplazamiento, como la construcción de nuevas unidades asequibles”.

“La eliminación del renta preferencial, en conjunto con los nuevos beneficios fiscales para los propietarios, ayudará a nuestra ciudad a prevenir el desplazamiento y mantener intactos nuestros vecindarios”, destacó el líder de El Bronx, explicando que el 11% de las unidades de ese condado son de renta preferencial, al igual que el 8% en Manhattan, el 7% en Queens, el 6% en Brooklyn y el 2% en Staten Island.

 

Renta preferencial en números

  • 266,000 unidades de vivienda en los cinco condados están cobijadas por los llamados alquileres preferenciales
  • 7% de todas las viviendas en Nueva York
  • 30% de todas las viviendas rentadas
  • 73,251 apartamentos bajo esa renta están en Manhattan
  • 64,611 en Brooklyn
  • 60,481 en El Bronx
  • 58,591 en Queens
  • 3,444 en Staten Island
  • 166% ha aumentado el número de unidades en Nueva York que se transfieren a las normas de renta preferencial
  • 109,000 era el número de unidades de vivienda cobijadas por la renta preferencial hace 15 años
  • 209,000 era la cifra en el 2010
  • 256,068 era el número del 2003
  • 2003 fue el año en el que la Legislatura estatal aprobó el beneficio de la renta preferencial para los caseros
  • Bajo esta norma, los caseros pueden, de manera legal, subir al inquilino el costo del alquiler al valor máximo del mercado, sin importar que sea aumentos de más del 50%
  • De los 2.5 millones de neoyorquinos que dependen del sistema de control de rentas, el 30% están bajo la norma de renta preferencial
  • $2733 es el costo máximo de un apartamento para seguir cobijado por leyes de renta. Cuando llega a ese tope el casero puede cobrar alquileres a libertad totalQué es la renta preferencial
  • La rentas preferencial son rentas que está por debajo de la renta legal registrada para una unidad de renta estabilizada registrada ante la agencia de Hogares y Renovación de la Comunidad (HCR) del Estado de Nueva York, regulada por la Junta de Pautas de Renta de la Ciudad de Nueva York. Aunque un propietario ofrezca en sus contratos precios de alquiler menor, al momento de renovación del contrato puede exigir el precio real.