Cirugía del esófago: Una buena alternativa para combatir el reflujo

El reflujo ácido es una razón muy común para realizar una cirugía de esófago
Cirugía del esófago: Una buena alternativa para combatir el reflujo
Foto: shutterstock

El reflujo ácido es un malestar estomacal muy fácil de tratar. Simplemente con cambiar nuestro estilo de vida podemos olvidarnos de él. Sin embargo, si persiste, una alternativa más drástica con la cual contamos es la cirugía del esófago.

¿Qué es el reflujo?

El reflujo gastroesofágico, conocido simplemente por reflujo, es un malestar que consiste en el flujo en sentido contrario del ácido estomacal. El flujo ácido invertido puede irritar e inflamar el revestimiento del esófago.

Muchas personas sufren de reflujo de vez en cuando. La mayoría de estas personas pueden abandonar el reflujo gástrico simplemente con cambiar su dieta.

Causas del reflujo

reflujo 1
Fuente: Pixabay.com

La causa principal del reflujo es el reflujo ácido frecuente. Cuando tragamos, el esfínter esofágico interior se relaja para abrirle el paso a los alimentos y líquidos que descienden hacia el estómago. El esfínter se cierra después de esto.

Si el esfínter se debilita o se relaja anormalmente, el ácido estomacal puede ascender hacia el esófago. El flujo constante de ácido en sentido contrario irrita el revestimiento del esófago.

Cirugía como solución

El reflujo gástrico puede tratarse fácilmente con medicamentos, sin embargo, si ellos no funcionan, la otra alternativa disponible es realizar una cirugía del esófago. Existen dos opciones quirúrgicas disponibles.

  • Fundoplicatura: El especialista envuelve la parte superior de estómago alrededor de esfínter esofágico para tensar el músculo y prevenir el reflujo. La fundoplicatura suele realizarse mediante laparoscopia. Y la a envoltura puede ser parcial o total.
  • Dispositivo Linx: Se coloca un anillo con pequeñas cuentas magnéticas alrededor de la unión del estómago con el esófago. La atracción magnética entre las cuentas es tan fuerte que puede mantener cerrada la unión e impedir el flujo gástrico, pero es suficientemente débil para dejar pasar los alimentos.

Recuerda consultar a tu médico cuales son las causas partículares de tu reflujo, y si es conveniente realizar una cirugía.