López Obrador compra cientos de pipas para enfrentar desabasto de gasolina

El mandatario mexicano insiste que no dará un paso atrás en su lucha contra los huachicoleros
López Obrador compra cientos de pipas para enfrentar desabasto de gasolina
Pipas de Pemex.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – Ante la situación de desasbasto de gasolina que se registra en al menos 10 estados del país y para enfrentar la crisis que se está generando entre los automovilistas, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la compra de 500 pipas para que nunca falte combustible en el País.

Tras reiterar que no dará marcha atrás a su lucha contra el robo de combustible, conocido como huachicoleo, el mandatario mexicano dijo que el país no vive desabasto de gasolina, porque hay suficiente combustible, lo que falta son medios de distribución.

Por eso el mandatario detalló que las pipas que va adquirir, cada unidad tendrá una capacidad de 60 mil litros, para tener una equivalencia de 200 mil barriles.

López Obrador aseguró que la compra de estas pipas saldrá del “ahorro” generado por no permitir el robo de combustible.

El Jefe del Ejecutivo reiteró que están hablando con quienes tienen permisos de importación de combustible, que suman 3 mil empresas.

Las concesiones para importar son para 1.5 millones de barriles, detalló, aunque el consumo es de 800 mil.

Sin embargo, advirtió, sólo se importan 40 mil barriles diarios, lo que representa apenas el 5 por ciento, por lo que el 95 por ciento de la distribución sigue a cargo de Petróleos Mexicanos.

El Presidente insistió en que no habrá confrontación, y sólo se dialoga para que los concesionarios usen los permisos.

Desde Palacio Nacional, el Mandatario reiteró que hay inventario y reservas suficientes de gasolina, diesel y turbosina.

“No hay riesgo de quedarnos sin combustibles”, aseguró, “es una situación transitoria porque están jugando a las vencidas estos traviesos”.

Durante la conferencia, el Jefe del Ejecutivo reveló que el problema del robo de combustible se ha extendido hasta los contratistas del Gobierno federal.

Sin dar detalles, aseguró que en la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), en Texcoco, los vehículos contaban con abasto ilegal.

“Cuando se estaba construyendo el aeropuerto en Texcoco, en el Lago, había depósitos de combustible robado en la obra”, aseveró.

“O las empresas contratistas comprando combustible robado, empresas que recibían contratos del Gobierno. ¿Cómo es que eso se permitió? Por eso se arraigó y por eso está costando trabajo, pero lo vamos a arrancar de raíz”.

Cuestionado sobre la posibilidad de castigar a altos funcionarios de Gobiernos anteriores, insistió en que no sancionará a chivos expiatorios y que la posibilidad de actuar contra los expresidentes se definirá en una consulta.

“Mi opinión es que optemos por el punto final”, agregó.

AMLO ya ha mencionado que los gobiernos anteriores solaparon el robo de combustible, mencionó a Vicente Fox y a Enrique Peña Nieto, a quien señaló de dejar crecer a niveles exorbitantes la ordeña de los ductos de Pemex.