Terrorista guerrillero empieza cadena perpetua tras ser deportado desde Bolivia a Italia

Había sido condenado en ausencia por cuatro homicidios, pero Lula da Silva lo dejó libre en Brasil

Terrorista guerrillero empieza cadena perpetua tras ser deportado desde Bolivia a Italia
Cesare Battisti tras aterrizar ayer en Roma
Foto: EFE/ETTORE FERRARI

Cesare Battisti, miembro del grupo terrorista italiano “Proletarios Armados por el Comunismo” (PAC), condenado en ausencia por cuatro homicidios cometidos en su país en la década de 1970, llegó ayer a Roma tras ser deportado desde Bolivia.

Battisti (64) fue capturado el fin de semana en Bolivia, a donde llegó tras huir hace un mes de Brasil. Fue detenido en Santa Cruz por un equipo especial de Interpol, con agentes italianos y brasileños, mientras caminaba por la calle.

 Tras conocer la noticia de su detención, el presidente Jair Bolsonaro celebró vía Twitter.  “¡Felicitaciones a los responsables de la captura del terrorista Cesare Battisti! Finalmente se hará justicia al asesino italiano y compañero de ideales de uno de los gobiernos más corruptos que ya existieron en el mundo (PT)”, aseguró Bolsonaro en su mensaje, criticando al izquierdista ex presidente Lula da Silva, actualmente preso por corrupción.

Tras aterrizar ayer en Roma, Battisti fue trasladado a la cárcel Rebibbia, donde tendrá que cumplir cadena perpetua por cuatro homicidios cometidos entre 1977 y 1979.

Su arresto se convirtió en uno de los objetivos del nuevo gobierno italiano y de su ministro del Interior, Matteo Salvini, quien este lunes se encontraba en el aeropuerto Ciampino junto con el ministro de Justicia, Alfonso Bonafede, para asistir a la llegada de Battisti a bordo del Falcon 900 que envió Italia a Bolivia para su extraditación, informó Deutsche Welle.

“El arresto de Battisti en Bolivia es una buena noticia. Todos los italianos, sin ninguna distinción de color político, desean que un asesino de este tipo sea devuelto lo antes posible a nuestro país para cumplir la pena. Hoy es un día para la justicia”, celebró el sábado el ex primer ministro italiano Matteo Renzi, del Partido Demócrata (PD).

Battisti escapó en 1981 de una prisión italiana, luego de ser declarado culpable en 1979 de pertenecer a PAC, un grupo izquierdista ilegalizado. Posteriormente fue condenado en ausencia por haber asesinado a dos policías italianos, haber participado en el asesinato de un carnicero y haber ayudado a planear el homicidio de un joyero que murió en un tiroteo que dejó a su hijo de 14 años en silla de ruedas.

Battisti admitió ser parte del grupo, pero negó ser responsable de cualquier muerte. Tras décadas fugado en Francia y México, se instaló en Brasil en 2004, donde permaneció oculto hasta su detención en 2007.

Italia había buscado en repetidas ocasiones la extradición de Battisti, que el Supremo brasileño aceptó en 2009, en un fallo no vinculante que dejó la decisión en manos del entonces presidente Lula da Silva (2003-2010).

Lula emitió un decreto el 31 de diciembre de 2010, en el último día de su segundo mandato, que luego fue confirmado por la Corte Suprema de Brasil, rechazando la extradición de Battisti a Italia. El ex guerrillero fue liberado, provocando el enojo de Italia.

Battisti formaba parte de una larga lista de criminales famosos que se encuentran prófugos en Latinoamérica.