Juez extiende el bloqueo a la ‘tarifa de congestión’ para taxis en NYC

Hasta el 31 de enero se mantendrá la restricción temporal para que no se aplique el nuevo recargo aprobado por las autoridades estatales

Los taxistas alertaron que más conductores se suicidarán si empeora su situación con la nueva tarifa de congestión.
Los taxistas alertaron que más conductores se suicidarán si empeora su situación con la nueva tarifa de congestión.
Foto: Suministrada

Una vez más, los taxistas de la Gran Manzana dejaron escuchar su voz, y este jueves lograron que un juez estatal extendiera hasta el 31 de enero una orden de restricción que bloquea la entrada en vigor de una ‘tarifa de congestión’, la cual fue aprobada por Albany el año pasado y que establece una recargo inicial a los usuarios de taxis amarillos y vehículos que usan Apps.

El recargo estaba supuesto a comenzar el 1 de enero, pero fue bloqueado temporalmente antes de esa fecha por una primera decisión del juez estatal Lynn Kotler, luego que un grupo de taxistas y dueños de medallones presentaran una demanda contra la medida.

La idea del Gobierno estatal es cobrar $2.50 extra a los conductores que transiten por debajo de la calle 96 en Manhattan. Este recargo sería adicional a las tarifas por inicio de carrera que ya existen, lo que llevaría el costo de tan solo montarse a un taxi amarillo a casi $6. Los autos que funcionan con el servicio de Uber y Lyft cobrarían $2.75 más.

“Si se hace un viaje desde Brooklyn hasta El Bronx y se pasa por el FDR, el taxímetro marcará unos $2.50 extra. Y ni un solo centavo de eso va a ir a los conductores”, dijo Bhairavi Desai, directora ejecutiva de la Alianza de Taxistas de Nueva York, durante una protesta este jueves en las afueras de la corte antes de la audiencia judicial.

Los conductores, junto a activistas, aseguraron que incrementar el costo de los viajes en taxis incitará que los pasajeros busquen otras formas de transportarse, provocando que la crisis que ya vive esta industria se agudice a un punto peligroso, refiriéndose a que el año pasado ocho taxistas se suicidaron por la dura situación económica que enfrentaban.

“El amigo de mi esposo se suicidó y mi esposo murió de un ataque al corazón”, dijo Dorine Nitescu, recordando los ocho suicidios de conductores.

“¿Cómo puedo vivir así? ¿Qué más quieren de mí? ¿Quieren mi corazón? ¿Mis riñones?”, exclamó el conductor Nicolae Hand, quien ha sido chofer por tres décadas, agregando que él ya no tiene más que dar, considerando la competencia y costo de lo que cuesta mantener un medallón.

El estado asegura que con la ‘tarifa de congestión’ se obtendrían ingresos anuales por $400 millones de dólares, fondos que se usarían para hacer las necesarias reparaciones en el Subway de la Gran Manzana. Este recargo forma parte de un plan más amplio del gobernador Andrew Cuomo y de la Legislatura estatal, de reducir el tráfico en el centro de la Gran Manzana y conseguir más fondos para la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA).

En un comunicado Lyft indicó que aunque apoyan el recargo “como un verdadero primer paso para atender la crisis de congestión y tránsito de la ciudad de Nueva York, creemos que para que de verdad se solucione este asunto, es fundamental que todos los vehículos, tanto personales como comerciales, estén incluidos en ese esfuerzo”.

Ante la crisis que enfrentan los conductores de taxis amarillo, el año pasado el Concejo Municipal aprobó un medida para limitar el número de vehículos de Uber y Lyft que circulan por la Gan Manzana, aunque algunos activistas aseguran que no es suficiente.

“Sí, creo que la tarifa de congestión es una buena idea, pero no haciendo que el blanco sea la industria de los taxis amarillos y verdes”, dijo el presidente del Comité del Transporte del Concejo Municipal Ydanis Rodríguez.

Cifras de la ‘tarifa de congestión’:

  • $2.50 se cobraría de recargo a los taxis amarillos.
  • $2.75 se recargaría a los taxis verdes y los servicios como Uber y Lyft
  • 75 centavos se cobrará cuando se trate de un viaje con varios pasajeros que comparte un auto, un ‘pool trip’.
  • 50 centavos ya se cobra a cada taxi amarillo por cada carrera, para financiar la MTA, y la tarifa de congestión sería un recargo adicional.