Ana Ibañez: “En El Quijote de Terry Gilliam cualquier cosa podía pasar”

Entrevista con la "localizadora" en España del director británico para el film "The Man Who Killed Don Quixote"
Ana Ibañez: “En El Quijote de Terry Gilliam cualquier cosa podía pasar”
Ana Ibañez y Terry Gilliam durante el rodaje de "The Man Who Killed Don Quixote"
Foto: Cortesía

Ana Ibáñez (Santander, 1982) tiene una debilidad por el mar. Desde que era una niña, fue lo primero que despertó y vio en la mañana desde su casa en Santander, una pequeña ciudad en el norte de España. Así es como comenzaron sus primeros focos y marcos. El arte y la arquitectura están en su ADN (su padre y su abuelo son arquitectos y fotógrafos, y su tío Joaquín Vaquero, es un arquitecto y artista reconocido en el mundo entero).

La relación que su familia tenía con el cine y la fotografía era muy íntima. “Las conversaciones sobre la cámara y el Séptimo Arte fueron frecuentes, sucediendo casi a diario”, afirma Ibáñez. Y esto comenzó su viaje en ambos campos. Desde que estudió producción cinematográfica en Madrid, su carrera ha tenido una trayectoria constante. Más recientemente, fue Location Manager de la última película del director Terry Gilliam “The Man Who Killed Don Quixote” (“El hombre que mató a Don Quijote”). Otros créditos incluyen la película “Altamira”, dirigida por Hugh Hudson (“Charriots of Fire”, “Greystoke”) con Antonio Banderas en el papel principal, o “Hanna”, un thriller de Amazon TV Prime, basado en la película de 2011 y producido por NBC Universal Studios, ambos filmados en España.

Siempre que puede, lleva sus películas a Santander, su ciudad natal, aunque trabaja en todo el territorio español, Marruecos y Portugal. Es un punto de referencia para filmar películas en el norte de España.

Pregunta: ¿Cómo se decide el lugar para filmar una película?
Ana Ibáñez: Obtengo los guiones, y ahí es donde encuentro el lugar donde se supone que ocurre la historia. A veces el lugar es real, y otras veces tienes que crearlo tú mismo. En el caso de la serie ‘La Verdad’ (emitida en Tele 5) y la película ‘Altamira’, ambas historias fueron ambientadas en Cantabria. Según lo que dice el guión, trato de adaptarme lo más posible.

P.: Y comienzan las negociaciones….
A.I.
: Una vez que he leído el guión, programo una reunión con el director para hablar sobre su visión y estética de la película. Cuando tengo sus puntos de referencia, comienzo a construir un plan de trabajo y a buscar las opciones para presentárselas en el futuro. En definitiva, el director tiene la última palabra. A veces es súper claro, como en “Altamira”. Otros, no tanto. Una vez, literalmente, tuvimos que recrear la costa argentina en las Islas Canarias. Ahí está el reto.

P.: En ciertos proyectos, hay muchos saltos de ubicación que han llamado la atención de los espectadores más familiarizados con las localizaciones.
A.I.: Eso es normal, ya que no siempre es posible replicar las ubicaciones exactas marcadas por el guión. Por ejemplo, para la casa principal de la serie “La verdad”, en la que vivía la familia principal, no pudimos encontrar nada en Cantabria que se pareciera a lo que el director estaba imaginando, tanto estéticamente como en relación con el espacio; necesitábamos una casa que pudiera acomodar hasta 80 miembros del equipo. Para encontrar esta localización, tuvimos que ir a Madrid. Luego, durante la edición, situaron la casa junto al faro en Cabo Mayor, en Santander, porque eso es lo que pedía el guión. Para crear una historia que sea fiel al guión, y que también tenga una continuidad plausible de la escena, como se menciona en la industria del cine, a veces hay que saltar de la realidad y usar varias ubicaciones en lugar de solo una.

P.: ¿Cómo consigues estos lugares?
A.I.: Para ubicaciones privadas, generalmente pasamos por agentes o agencias. Cuando se trata de la costa norte y sus áreas circundantes, generalmente es más fácil, porque estoy muy familiarizada con la zona. Por lo general recurro a contactos que ya tengo, personas que conozco: amigos, familiares o el boca a boca. Eso siempre es mejor que ir a un lugar que no conoces o tener que ir de puerta en puerta, especialmente porque incluso cuando conoces a personas, puede ser difícil convencerlos de que te permitan usar su propiedad. Los rodajes pueden ser muy largos y, de alguna manera, estamos invadiendo su casa y llenándola con personas y material de rodaje. En grandes ciudades como Madrid o Barcelona, la gente está un poco más acostumbrada a esto. En lugares más pequeños, es más difícil, a menos que sea el hogar de vacaciones de alguien.

Ana Ibañez. / Foto: Cortesía
Ana Ibañez. / Foto: Cortesía

P.: Has trabajado en muchos comerciales antes de llegar a lo que realmente ama, el cine.
A.I.: Llega un punto en tu carrera, en el que alcanzas una madurez laboral y en el que te haces un nombre en la industria. Así empecé a trabajar en películas, que era mi objetivo inicial. Ese fue un gran paso. Tuve la oportunidad con “Altamira”. Aunque la primera película en la que fui jefa de Localizaciones fue “Seve” (sobre la vida del golfistas Severiano Ballesteros). Eso fue lo que abrió este mundo para mí. Ahí fue cuando mi nombre comenzó a ser reconocido.

P.: “El hombre que mató a Don Quijote” fue una gran película con un director muy conocido (Terry Guilliam) y con un presupuesto de más de $20 millones de dólares. ¿Cómo se llega allí?
A.I.: Después de filmar una película para Netflix y llevarme muy bien con mi equipo, la ‘line producer’ estaba muy feliz con mi trabajo. Meses más tarde, cuando le ofrecieron este proyecto, ella se acercó a mí y me preguntó si quería ser la jefa de localizaciones. Fue una experiencia increíble.

P.: ¿Qué lugares se utilizaron para la película?
A.I.: En España, rodamos por casi todo el territorio: Madrid, Segovia, Ávila, Toledo, Zaragoza, Navarra y Canarias. Y en Portugal, en el Convento Do Cristo, de Tomar. Algunos de ellos fueron seleccionados por su aspecto natural, pero también tuvimos grandes montajes de decorados. La mente de Terry es una mente loca e imaginativa, y él sabe perfectamente lo que quiere.

P.: ¿Cuál fue el número total de días de rodaje y hubo desafíos técnicos importantes que superar?
A.I.: Tuvimos 59 días de rodaje en total y un tiempo de preparación muy corto para ciertos permisos, así que fue un verdadero maratón.Tuvimos que construir un enorme molino de viento falso en aldeas antiguas del siglo XI o dentro de las ruinas de un castillo, así que tuvimos que tener un arqueólogo con nosotros todo el tiempo para decirnos dónde trabajar y cómo. También tuvimos que abrir carreteras para permitir que los camiones de rodaje pudieran llegar aciertas localizaciones. También tuve que obtener un permiso para rodar bajo enormes molinos de viento modernos durante el invierno y con fuertes vientos y nieve, estableciendo perímetros de seguridad para que el equipo trabajara en “nuestros molinos de viento”. Tuvimos tormentas que detuvieron el rodaje durante un día para que el equipo pudiera secar la ropa y el barro. Y muchas, muchas, muchas aventuras que contar. Podría pasar horas escribiendo sobre esta película. Era El Quijote de Terry Gilliam … cualquier cosa podía pasar.

P.: Después de todas estas experiencias, ¿cuál es el siguiente paso para tu carrera?
A.I.: Me gustaría seguir centrada en las producciones internacionales que llegan a España y tratar de trabajar con más equipos extranjeros, además de seguir rodando con las mejores productoras españolas. Pero eventualmente, lo que estoy luchando es por seguir creciendo y poder trabajar en todo el mundo.