Tema militar retrasa apoyo del Senado de EEUU a presidente Guaidó en Venezuela

Rubio (R-Florida) y Menéndez (D-Nueva Jersey) difieren sobre el posible uso de la fuerza
Tema militar retrasa apoyo del Senado de EEUU a presidente Guaidó en Venezuela
Senador Marco Rubio
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

Marco Rubio (R-Florida) y Bob Menéndez (D-Nueva Jersey), ambos senadores de origen cubano, están liderando la ofensiva en el Congreso de Estados Unidos sobre la crisis venezolana, pero no han logrado llegar a un consenso.

Los republicanos y los demócratas en el Senado no han pactado una resolución en apoyo al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, debido al veto demócrata sobre el posible empleo de fuerzas militares en el país suramericano, informó este miércoles NBC News.

Senadores y asesores explicaron a la cadena de TV que la iniciativa en apoyo a Guaidó tiene un gran consenso entre los dos partidos, pero difícilmente se llegará a presentar por la exigencia de los negociadores demócratas de que se prohíba explícitamente el empleo de la fuerza militar, reportó EFE.

Estas fuentes indicaron que Rubio, senador republicano muy influyente en la estrategia del gobierno de Donald Trump de reconocimiento a Guaidó como mandatario legítimo de Venezuela en lugar de Nicolás Maduro, no está dispuesto a aceptar que el texto rechace una intervención militar.

Rubio sostiene que prohibir el uso de la fuerza militar es algo “problemático” puesto que EEUU ya tiene a diplomáticos y “otro” personal sobre el terreno y que la intervención es una opción que debería estar disponible.

Por su parte Menéndez, el demócrata de mayor rango en el Comité de Asuntos Exteriores del Senado, sostiene que la resolución no debería servir como un aval a una eventual invasión de Venezuela.

Pese a este desencuentro, la decisión de Trump de reconocer al ingeniero Guaidó como presidente legítimo de Venezuela ha generado un consenso poco habitual entre demócratas y republicanos en el Congreso de EEUU en asuntos de política exterior.

Estados Unidos fue el primer país del mundo en reconocer a Guaidó al proclamarse presidente el 23 de enero. Desde entonces ha sumado el apoyo de Canadá, Australia, Israel, la mayoría de América y 22 de los 28 miembros de la Unión Europea (UE).

La Internacional Socilista, organización mundial de partidos socialdemócratas, socialistas y laboristas, también reconoció a Guaidó.

Trump ha insistido en que “todas las opciones”, incluida la militar, “están sobre la mesa” para derrocar a Maduro. Y se refirió al tema el martes en su discurso sobre el Estado de la Unión.

Maduro ha sido cuestionado por su reelección sin garantías democráticas el pasado mes de mayo, en medio de sanciones por parte de Estados Unidos, Canadá, el Grupo de Lima y la Unión Europea. Ello desató una nueva crisis institucional en el país con las mayores reservas petroleras en el mundo.

En tanto Rusia, China, Cuba, México, Bolivia, Nicaragua, Corea del Norte, Uruguay, Turquía y hasta la organización terrorista Hezbolá han ratificado la autoridad de Maduro.

Para hoy jueves ha sido convocada una reunión en Montevideo sobre la crisis venezolana. México y Uruguay, aliados de Maduro, la propusieron para exhortar a las partes a garantizar una solución pacífica al conflicto.