Editorial: Fuera Vitiello de ICE

Lo absurdo de esta situación es que se suspenda la confirmación de Vitiello para dirigir un agencia federal que ya está conduciendo
Editorial: Fuera Vitiello de ICE
Ronald Vitiello es el director en funciones de ICE.
Foto: Captura Fox News

Es difícil recordar alguna ocasión en la era de Trump en que el sindicato de agentes de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) y los demócratas estén de acuerdo. Su oposición a la nominación de Ronald Vitiello para dirigir ICE es la excepción.

El Comité de Seguridad Interna del Senado pospuso indefinidamente la confirmación del actual director interino de ICE para ser la cabeza oficial y permanente de la organización. Ya en noviembre se había pospuesto por primera vez la votación ante la duda de si Vitiello es capaz de dirigir la agencia. Ahora no se sabe que ocurrirá con la nominación.

Pero las dudas de noviembre ya no existen. El factor determinante para la suspensión del voto por el comité del Senado fue un mensaje del presidente del sindicato de ICE, Chris Crane, diciendo que Vitiello “carece del juicio y profesionalismo necesarios para dirigir eficientemente la agencia federal”.

Crane acusa al nominado de sugerir en los medios sociales que el Partido Demócrata debería ser rebautizado como “Neoklanista” en referencia al racista Ku Klux Klan y por comparar al entonces candidato Donald Trump a la caricatura de “Daniel, el terrible”. La cuenta de Twitter tenía una foto de un uniformado de la Patrulla Fronteriza cuando Vitiello integraba esa fuerza.

Lo absurdo de esta situación es que se suspenda la confirmación de Vitiello para dirigir un agencia federal que ya está conduciendo. Que se cuestione su juicio, que los legisladores respeten esa opinión y que el nominado siga en esa función en cargo interino sin problema. Si es tal como lo describe el sindicato, no debería permanecer en su cargo ni un día más.

Esta confusión es solo parte del desorden reinante en el Departamento de Seguridad Interna, donde nunca hubo un director confirmado de ICE en la era Trump. En cambio, han habido tres directores interinos. Ninguno de ellos fue confirmado por el Senado para ejercer la jefatura permanente.

A pesar de estar acéfala, se le dio a la agencia rienda libre para actuar indiscriminadamente contra los indocumentados.

Lo más lógico es, nuevamente, alejar a Vitiello de la función que ocupa.

Como si fuera poco, durante la audiencia en el Congreso, éste dejó abierta la posibilidad de continuar con las separaciones familiares porque de esa manera “haremos que menos gente traiga niños”.

Es inaudito que se defienda una práctica que arrancó de sus padres a miles de niños, muchos de los cuales siguen separados. El Inspector General del Departamento de Salud y Recursos Humanos dice que no se sabe cuántos son. Sí, la cifra oficial es de 2,737. Pero las separaciones familiares comenzaron antes del anuncio público hecho de mayo. Y continuaron varios meses después de junio cuando se canceló oficialmente.

Vitielli no debe ser confirmado y sí debe ser removido cuanto antes de ICE. No solemos estar de acuerdo con el sindicato de los agentes que recurren a trampas para atrapar gente honesta y trabajadora. Hoy encontramos buen un motivo.