Turista que murió golpeado en Nueva York “revivió” tras donar su corazón

Su familia donó todos los órganos vitales a cuatro receptores necesitados en Nueva York y Nueva Jersey
Turista que murió golpeado en Nueva York “revivió” tras donar su corazón
Sandor Szabo tenía 35 años
Foto: FACEBOOK

Sean Moynihan, un paramédico retirado de Nueva Jersey, condujo hasta Florida por una ocasión especial en la víspera de San Valentín: conocer y agradecer a la familia de Sandor Szabo, el turista que murió tras recibir un golpe y caer en Nueva York el verano pasado, tragedia que le permitió recibir su corazón.

“Realmente puedo sentirlo”, dijo la madre del donante, Donna Kent, con una gran sonrisa, mientras tocaba el pecho de Moynihan (58). Tenía un estetoscopio listo en el condominio familiar de Boca Raton para escuchar los fuertes latidos del corazón que perteneció a su hijo.

La esposa de Moynihan, Jill, se disculpaba cuando abrazó a Kent, quien donó todos los órganos vitales de su hijo a cuatro receptores necesitados en Nueva York y Nueva Jersey.

“No lo lamentamos”, dijo Kent. “Esto es lo bueno que salió de eso”.

“Cuando me desperté de la cirugía, me sentí diferente”, dijo Moynihan, quien tiene sangre “O” positiva y necesitaba un donante de ese mismo tipo. “Creo que eligió a Sean”, dijo Jill sobre Szabo.

Szabo tenía sólo 35 años cuando, tras recibir un golpe, cayó a la acera, sufriendo una lesión cerebral en Queens. Murió tras pasar más de 48 horas hospitalizado con soporte vital en el Presbyterian Weill Cornell Medical Center, en Manhattan. El residente de Florida estaba de visita en Nueva York por la boda de su hermanastra. Era nativo de Hawaii, según su perfil en Facebook.

Kent estaba nerviosa y emocionada el Día de San Valentín, en las horas previas a su primer encuentro con el hombre de Nueva Jersey que recibió el corazón de su hijo.

Los Moynihans, padres de dos hijas, trajeron un regalo especial para Kent por San Valentín: un oso de peluche con un corazón en la mano. Dentro, había una grabación de audio con latidos del órgano que donó de su hijo. Kent sostuvo el oso de peluche cerca de su oreja y lloró.

El único hermano de Sandor, Dominick, también usó un estetoscopio para escuchar el fuerte corazón dentro del pecho de Moynihan.

“Era el chico más activo que te imaginas”, dijo Dominick sobre su hermano. “Dos veces más activo que yo”.

Curiosamente, Sean comparte con Sandor el amor por el océano y la pesca. El trasplante ha sido un éxito. Los médicos “están reduciendo mis medicamentos. No tengo efectos secundarios”, afirmó el paciente.

Jill y Sean Moynihan planean pasar varios días con la familia del donante y participar en ceremonias conmemorativas este fin de semana del Día de San Valentín para honrarlo.

Un video de la historia de Pix11 puede apreciarse aquí: