7 lugares extraños para tener sexo

Olvídate de la casa de tus papás o de la playa
7 lugares extraños para tener sexo
Los espacios abiertos son atractivos para muchas parejas.
Foto: Shutterstock

A veces, la excitación sexual depende mucho del lugar donde ocurra el encuentro. Para algunas parejas, los espacios públicos o al aire libre constituyen todo un reto erótico. Los medios de transporte como el auto, un avión o un barco son otros de los lugares que de manera recurrente despiertan bajos instintos.

Pero cuando se trata de lugares extraños para tener sexo, hay algunos que sorprenden. Esta recopilación ofrece algunas ideas para darle un toque diferente a tu relación de pareja, aunque deben estar dispuestos a enfrentar las consecuencias si acaso son descubiertos en pleno acto.

Una biblioteca

Los estantes estrechos y a menudo solitarios de una biblioteca son el espacio perfecto para un encuentro sexual. Además de ser un lugar público, al reto se suma el factor de guardar silencio, lo cual es prácticamente imposible: siempre se escapa un gemido de placer, aunque sea mínimo. Si acaso te animas, mucho cuidado con la vigilancia del lugar y las cámaras de seguridad.

Canchas deportivas

Estos espacios abiertos que son el foco de atención de cientos o miles de personas cuando albergan un encuentro deportivo, parecen estar entre los favoritos de quienes gustan de lugares inusuales para tener sexo. No importa el deporte: una cancha de futbol, de beisbol, de tenis o de basquetbol  es un espacio que ofrece la posibilidad de dar rienda suelta al exhibicionismo.

La sala de la fotocopiadora

Aunque cada vez somos más “paperless”, algunas oficinas todavía cuentan con ese pequeño cubículo para la fotocopiadora y, quizá, una cafetera. Esta sala, así como el baño, son los lugares favoritos para tener sexo en la oficina con algún colega. Sólo que, si son descubiertos, las consecuencias pueden ser potencialmente fatales.

El metro

Especialmente durante los horarios donde ya hay pocos viajeros, los últimos vagones del metro son un codiciado espacio para un encuentro sexual. El asunto es que no puede durar demasiado, porque siempre existe el riesgo de que otras personas aborden el vagón en la siguiente estación, o de que las autoridades que vigilan el transporte se den cuenta de lo que ocurre.

Juegos del parque de diversiones

Los clásicos son la casa del terror, al abordar el tren que paseará por oscuros pasajes, y la casa de los espejos, donde el laberíntico camino de cristales se presta a la confusión y a los escondites.

Cabina fotográfica o telefónica

Estos espacios están en extinción, pero quizá por ello sean aún más atractivos para el sexo. La cabina fotográfica tiene el plus de permitir que exista un recuerdo de la memorable ocasión. En ambos casos, es mejor que el encuentro sea rápido, antes de que alguien se percate.

Cementerios

Un gusto macabro, pero que suma a la posibilidad de ser descubiertos, un toque paranormal y misterioso. No apto para cardiacos.