Hispanos, motor económico de EEUU

Es una comunidad joven que mejora su formación, salarios y con un alto nivel de emprendimiento pese a las dificultades
Hispanos, motor económico de EEUU
Debe ser prioridad para las autoridades educativas de Nueva York aumentar el número de programas bilingües que beneficien a los estudiantes latinos.
Foto: Archivo / Shutterstock

“La comunidad hispana en EE UU ha contribuido significativamente al crecimiento en las décadas recientes y lo va a seguir haciendo en los próximos 10 a 20 años”.

Esta es la primera conclusión con la que los analistas Gonzalo Huertas y Jacob Funk Kirkegaard, del prestigioso Peterson Institute for International Economics (PIEE) abren su estudio sobre los beneficios de la inmigración latina en EEUU. Es una comunidad que, según sus cálculos, tanto por cantidad de trabajadores como por la calidad de este es clave en la economía del país.

Los datos que se manejan en este informe proyectan una imagen muy alejada de la que presentan los mensajes negativos que con demasiada frecuencia se usan en ciertos grupos políticos. Y también de los estereotipos que se empeñan en pintar con la misma brocha a los latinos como personas de bajas capacitaciones y trabajos de bajo impacto económico.

Estos analistas explican que al igual que otros inmigrantes antes que ellos, procedentes de Europa, los latinos están convergiendo, a distinto ritmo, con los nacidos en EEUU en muchos aspectos como formación académica, salarios y tasas de fertilidad. A la vez, están manteniendo niveles de emprendedurismo por razón de oportunidad de negocios más elevados que el resto de la población.

“El crecimiento en la fuerza laboral empleada de los hispanos en EE UU va a motorizar una parte importante del crecimiento del PIB”, explica Huertas a este diario. Este analista expone que a partir de 2025 la contribución del empleo latino será mayor que el no latino al contribuir en torno a 0.21% al crecimiento anual real del PIB si se aumenta la productividad laboral que es un riesgo para esta perspectiva.

Aunque las tasas de fertilidad en las familias latinas está descendiendo, y lo seguirá haciendo, los economistas de PIIE afirman que estas seguirán activando el crecimiento demográfico del país a pesar de que haya disminuido la llega de inmigrantes de México. Es la mayor minoría y es jóven.

“Los latinos tienen un dividendo demográfico. Independientemente de cómo se comporte la tasa de natilidad hay muchos jóvenes latinos que hoy van a empezar a trabajar y empezarán a contribuir con su labor, con sus impuestos y como consumidores, al tejido económico del país mientras que son menos los latinos que se jubilan”.

El envejecimiento general de la población va a hacer que otras comunidades sean más pasivas mientras que la latina es más jóven. “Y alguien tiene que trabajar y contribuir fiscalmente al sistema que tenemos. Serán los jóvenes”, aclara Huertas.

Para estos autores es importante considerar el factor de formación educativa que ha mejorado y la disparidad en graduanciones está cambiando gradualmente, particularmente en el nivel de educación secundaria. “Ha habido una recuperación muy grande de tasas de formación en secundarias, associated degrees y en general por debajo del nivel de bachelor“, explica Huertas que no obstante aclara que aún queda una brecha grande en educación superior, masters, doctorados. “Ahí hay unas diferencias muy grandes que en un momento se tienen que cerrar”.

Este economista cree que el alto costo de las Universidades es una piedra en el camino ya que las familias no siempre tienen la posibilidad de ayudar financieramente a los más jóvenes. “El promedio de los salarios latinos siempre ha sido más bajo pero está subiendo. Lentamente hay una convergencia en salarios reales y esos es bueno porque indica que están llegando a tener trabajos de mayor calidad y productividad”. Huertas admite ver un ciclo en esta relación porque para acceder a trabajos de mayor calidad se necesita una mayor educación y para eso hay que estudiar, “lentamente los salarios más altos van a permitir mejor educación pero hay camino por recorrer”.

Negocios

Desde principios de 2000 la Fundación Kauffman muestra que la comunidad hispana ha hecho gala de un fuerte empuje empresarial con niveles de creación de empresa más elevados que los blancos y afroamericanos.

No obstante aún queda mucho por recorrer porque como explica la iniciativa de Stanford, muchos de los negocios latinos empiezan siendo pequeños y se mantienen así.

Actualmente el 2% de los americanos mayores de 18 años tienen su propio negocio y los nacidos en el país son los que más empresas tienen. En el caso de la comunidad latina el porcentaje cae al 0.8% a pesar del crecimiento de las últimas décadas y sobre todo el registrado durante y tras la Gran Recesión. A diferencia del resto, de momento y marginalmente, son los latinos nacidos en otros países quienes más negocios abren por ver una oportunidad económica y no como necesidad por falta de trabajo.

“Los hispanos son los más dispuestos, de lejos a abrir un negocio, pero como grupo mantienen una desventaja económica relativa y a las tasas actuales de emprendedurismo, va a tomar unos años para que en este sentido se converja con el promedio de EEUU”, explican en el estudio Huertas y Kierkegaard.

Dadas las proyecciones, ¿qué hacer para que se cumplan?

Huertas afirma que la inmigración sigue siendo un factor importante para mantener la tasa de crecimiento de EEUU, un país que de otra manera envejece como también lo hacen otros países en desarrollo. “Es importante que el país sigua siendo atractivo para los inmigrantes y que estos vean las oportunidades que tienen. Es importante que para sacar el fruto de la inmigración se invierta en la convergencia de una comunidad que tiene un dividendo democrático, características particulares y aún están por detrás en ciertos indicadores que tienen que ver con la educación o el salario real entre otros”.