“Nos iban a matar”: colega de Jorge Ramos deportado por Maduro

Ramos resumió su experiencia en una columna en español que publicó hoy The New York Times
“Nos iban a matar”: colega de Jorge Ramos deportado por Maduro
Jorge Ramos en el Aeropuerto Internacional de Caracas, el martes
Foto: @jorgeramosnews

“Si Maduro no podía aguantar una entrevista de Jorge Ramos, no se debió sentar con él”, afirmó tras llegar a Miami, deportada desde Venezuela, la productora María Martínez-Guzmán, vicepresidenta de Univision Noticias, miembro del grupo retenido el lunes durante una entrevista fallida con Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores.

“Pensábamos que (Maduro) se podría parar” de la entrevista, “pero nunca pensábamos que nos iban a confiscar los equipos. Confiscar no es la palabra. Nos robaron nuestros equipos“, dijo Martínez-Guzmán. “Los que más bruscos estaban, los más toscos, eran cubanos”, afirmó convencida sobre el entorno de Maduro, por ser ella cubano estadounidense.

Maduro interrumpió la entrevista luego de 17 minutos, dijo el mexicano Ramos. “Para frustración de los agentes de seguridad, María (Martínez-Guzmán) se las arregló para hacer una llamada fugaz al presidente de Univisión News, Daniel Coronell, quien a su vez le advirtió al Departamento de Estado de Estados Unidos y anunció a muchos medios de comunicación lo que estaba pasando”.

“Si le hacen esto a Jorge Ramos, imagínate lo que les pasa a otros periodistas en Venezuela”, comentó Elyangélica González, corresponsal venezolana de Univision, asilada en Florida.

“Nos apuntaron con una pistola en la cabeza por 30 segundos”, declaró el también periodista mexicano Pedro Ultreras en referencia a otro episodio durante su estadía el fin de semana en la zona fronteriza con Colombia. “Pensamos que nos iban a matar”.

“El gobierno de Maduro se aferra a que el mundo no conozca lo que pasa en ese país”, sentenció Ultreras en referencia a la difícil labor de los periodistas locales y extranjeros en esa nación. “Los colectivos son sicarios del gobierno”, agregó.

Ultreras viajó a Venezuela para cubrir la crisis que atraviesa el país suramericano y allá comenzó a ser perseguido por unos sujetos con perdigones. Según el canal, él no sabía si eran miembros de la Guardia Nacional o colectivos paramilitares fieles a Maduro.

Logró escapar, pero luego enfrentó otro momento de pánico cuando le apuntaron con una pistola. “Era (una situación) muy difícil, para luego llegar a Caracas”, relató en referencia al episodio que vivió el equipo de Ramos el lunes.

Según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) de Venezuela, en lo que va de año suman “al menos 30 detenciones de periodistas y trabajadores de los medios” en ese país.

El martes, mientras el equipo de Univision era deportado, el corresponsal Daniel Garrido de Telemundo News también fue detenido por agentes de Maduro.

Ramos resumió su experiencia en una columna en español que publicó hoy The New York Times, titulada “El dictador de Venezuela se gana su título”. 

“Fui deportado de Venezuela el martes 26 de febrero después de una entrevista tirante con Nicolás Maduro, el mandatario del país. En medio de nuestra conversación se levantó y se fue, y sus agentes de seguridad confiscaron nuestras cámaras, las tarjetas de memoria con la grabación y nuestros celulares. Sí, Maduro se robó la entrevista para que nadie pudiera verla”, es parte del artículo.