Una pareja mexicana que se abre paso en Israel

Desde hace 11 años viven cerca de Tel Aviv y sus hijos están en la aviación 
Una pareja mexicana que se abre paso en Israel
Los esposos Rosy Idi y Jaime Asher en el patio de su hogar.
Foto: Carmen Villavicencio / El Diario

TEL AVIV – En pleno corazón de un vecindario al sur de Israel, cercano a la Franja de Gaza, sobresale en lo alto una bandera mexicana.

El símbolo tricolor es la muestra de orgullo de una familia originaria del Distrito Federal que hace 11 años tomó la decisión de emigrar a la Tierra Prometida.

Rosy Idi, de 58 años, y su esposo Jaime Asher, de 69, encontraron en Israel el lugar ideal para criar a sus dos hijos y tener su propio negocio.

“El futuro en Israel es muy grande”, asegura Jaime, tras recordar que antes de dar el gran salto al Medio Oriente vivieron durante 4 años y medio en San Diego, California.

“Tomamos la decisión de venirnos para Israel porque pensamos que era el mejor lugar para criar a nuestros hijos”, recalca Rosy.

Y sin duda lo están logrando porque tanto José como Enrique, de 20 y 24 años, están ya encaminados en la aviación.

Foto del álbum familiar.

Además, los esposos Asher cumplieron el sueño de montar su propio negocio, el que lleva por nombre Taco Shack.

Tenemos clientes mexicanos y también israelíes”, comentan sobre la empresa de servicio de catering donde los tacos, el mole y otras delicias mexicanas derriten el paladar en fiestas y eventos.

“Me piden mucho la tinga, el mole”, explica Rosy sobre los platos más apetecidos de la cocina tradicional mexicana que cada vez se vuelve más popular en Tel Aviv donde se han abierto varios restaurantes con menú azteca.

Los comienzos en Israel

Sobre sus comienzos en Israel, Rosy explica que se beneficiaron de un programa del Gobierno que ayuda a los migrantes recién llegados durante los primeros meses donde el aprendizaje del hebreo es fundamental.

“La que lo habla muy bien es mi esposa”, dice sin reparos Jaime, mientras Rosy recuerda que él al tener que trabajar para sostener a la familia no tuvo tanto tiempo para estudiar.

No obstante, ambos tienen claro que vivir en Israel fue lo mejor que les pudo haber pasado y no se arrepienten.

“Allá en México no la teníamos muy clara, luego en EEUU tampoco”, reflexiona Rosy.

Pero este matrimonio que profesa el judaísmo no descarta que en un futuro puedan regresar a México.

“Toda mi familia está allá. Hablamos casi todos los días. Extraño no poder estar con el resto de mi familia”, comenta con nostalgia Rosy, quien está al tanto de todo lo qué pasa en su México natal.

De todas formas, por ahora los alienta el hecho de ver que cada vez están llegando más paisanos. “Hay profesionales de la zona de Monterrey que llegan para continuar sus estudios. Vienen a hacer sus doctorados. Ya hay varios cirujanos, cardiólogos y hasta hablan perfecto el hebreo ”, dice muy emocionado Jaime.

Rosy Idi con las delicias que prepara.

Su vida y el conflicto

Sobre la experiencia de vivir cerca de la Franja de Gaza, una zona que sabemos está en tensión permanente por el conflicto árabe-israelí, la pareja cuenta que al principio sí fue un poco alarmante el hecho de pensar en la caída de misiles pero que se sienten seguros sabiendo que ante un eventual ataque tienen cerca un cuarto de seguridad donde refugiarse.

A manera de anécdota Jaime recuerda que en alguna ocasión sonaron las alarmas y mientras todos corrían al refugio él se quedó afuera porque quería ver los misiles.

Y es que tanto esta familia mexicana como el resto de la población viven su día a día conscientes de que hay una amenaza latente, pero eso no les aparta del horizonte que se han trazado por la búsqueda de progreso y días mejores.

“Yo creo que cuando uno se fija una meta todo es posible sin importar donde uno esté”, concluyó Rosy.

Para Rosy Idi, cuando uno se fija una meta todo es posible.

-Nota del Editor: la entrevista con esta familia mexicana fue posible gracias a la labor de la organización Fuente Latina (www.fuentelatina.org) que busca estrechar vínculos entre la comunidad latina y la de Israel.