Contralor municipal pide más ahorros en el presupuesto de la Ciudad

Scott Stringer advierte que hay que prepararse para una desaceleración financiera
Contralor municipal pide más ahorros en el presupuesto de la Ciudad
El contralor pide más preparación para enfrentar la desaceleración económica./Archivo
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Los economistas están anticipando un pinchazo de la marcha económica a muchos niveles que no hace excepciones con la ciudad de Nueva York. Ante esta perspectiva, tras años de fuerte crecimiento, el Contralor municipal ha llamado la atención sobre la necesidad de aumentar los ahorros en el presupuesto de la Ciudad. El objetivo, según Scott Stringer, es tener margen de maniobra financiero cuando lleguen los peores tiempos.

Stringer cree que es prudente aumentar los ahorros y tomas las acciones necesarias para alcanzar un colchón de reservas en el presupuesto del 15% del gasto total para el año fiscal 2023. Por ello, pide que las cuentas de la ciudad añadan $2,000 millones más a este colchón antes de que se adopten las correspondientes al año 2020. A su juicio el actual colchón es insuficiente por que está a niveles del 9.5% del gasto que se planea para este ejercicio.

El Contralor recuerda que al inicio de la última recesión los ahorros presupuestarios eran equivalentes al 18% del total de gastos municipales. Con este capital se puede ayudar a hacer frente a imprevistos y problemas que surjan sin necesidad de recortar el gasto social.

En este mismo sentido, el análisis de Stringer apunta a que el presupuesto para 2020 se mantiene en equilibrio en parte gracias a ingresos no recurrentes que sugiere que estarían mejor acomodados como ahorros. En las cuentas de la Ciudad de 2019 se incluían $681 millones provenientes de reembolsos hospitalarios, acuerdos extrajudiciales con bancos y ventas de propiedades.

Una de las preocupaciones en la Contraloría es que además de la desaceleración del crecimiento va a haber una menor recaudación tributaria en el estado y la ciudad lo que incrementan los riesgos en un momento en el que los gastos aumentan a un ritmo del 2.3% pero los ingresos está previsto que se incrementen un 1.8% hasta el año 2023. Es la receta para llegar a un presupuesto con déficit (más gastos que ingresos).

El actual superavit estimado de $3,200 millones es menor que el del año 2018.

Tres agencias en vigilancia

Scott Stringer ha puesto a tres agencias de la ciudad en su lista de vigilancia por lo que considera falta de resultados con su actual nivel de gastos. Se trata de los servicios a desamparados que proyecta un presupuesto de $2,900 millones. La población que vive en refugios en febreo de este año es de 60,366 personas frente a las $51,770 de 2014 y el contralor lamenta que pese a las inversiones en vivienda esta población necesitada no deje de crecer.

En esta lista están también el departamento de Correcionales, que gasta más de $300,000 por detenido y hace frente a incrementos de la violencia, y el departamento de Edificios por el aumento de los accidentes a pesar del aumento de presupuesto en evitarlos.