Defienden gran impacto económico de las licencias de manejo para indocumentados

En un foro sobre el impacto de los permisos de conducir, líderes, activistas y políticos reconocieron que Albany está atrasada y destacaron que además de mejorar la seguridad y proteger a los inmigrantes, será una fuente millonaria de ingresos

Defienden gran impacto económico de las licencias de manejo para indocumentados
La asambleísta Catalina Cruz, Zach Ahmad y Natalia Francisco, durante el foro “licencias de manejo ya: la ruta, los beneficios y como funcionaría en NY”
Foto: Edwin Martinez / El Diario

Desde que la nueva Legislatura estatal inició sesiones en enero pasado, ambas cámaras “han volado” en la aprobación de iniciativas progresistas que llevaban mucho tiempo atascadas, como la ley de los derechos reproductivos de las mujeres, el “Dream Act” para que estudiantes indocumentados accedan a créditos educativos y el debate sobre leyes contra el acoso en sitios de trabajo. Pero en medio de ese paso acelerado que están viviendo el Senado y la Asamblea, el proyecto de licencias de conducción para indocumentados parece no avanzar con la misma velocidad, por lo que este viernes líderes, activistas y políticos exigieron a Albany que le meta acelerador a los permisos y los apruebe.

En un foro realizado en la Escuela de Leyes de Nueva York, un grupo de panelistas defendió la urgencia de que las licencias de conducción para todos sean una realidad, no solo para proteger a los inmigrantes y evitar deportaciones sino también porque de aprobarse los permisos para todos, los gobiernos locales y estatal recibirían ingresos millonarios.

“La verdad es que las licencias benefician a todos, pues además de ser fuente de ingresos y mejorar la seguridad, también es una necesidad de vida o muerte para familias que dependen de un carro para poder sobrevivir”, aseguró la asambleísta Catalina Cruz. “No podemos permitir que el Gobierno estatal siga dejando a miles de inmigrantes en las sombras y tratándolos en este estado como ciudadanos de segunda clase”.

La líder política de Queens destacó que la aprobación de esa ley está muy atrasada y destacó que incluso si este año no logra aprobarse, es necesario no desfallecer en la lucha para exigir a los senadores y asambleístas estatales de algunos distritos que se oponen a empujar el proyecto hacia adelante.

Urjo a mis colegas para que nos unamos y saquemos adelante este proyecto que hace mucho tiempo debió aprobarse y quiero recordarles que así les guste o no , todos los oficiales electos tienen en sus comunidades a indocumentados y a familias de estatus mixtos. Es un acto de humanidad”, agregó la colombiana.

La mexicana Natalia Francisco asegura que un persmio de manejo le cambiaria la vida

Beneficios para todos

David Dyssegaard Kallick, director adjunto del Instituto de Política Fiscal, insistió en que los beneficios económicos de aprobar los permisos de conducción son enormes para todos. Se estima que una vez el proyecto del senador de El Bronx Luis Sepúlveda y el asambleísta Marcos Crespo se convierta en ley, inicialmente unos 150,000 inmigrantes aplicarían por la licencia y en tres años la cifra llegaría a 250,000, lo que significaría el recaudo de unos $26 millones en pagos únicos, $28 millones colectados por el Estado y $21 millones recaudados por las localidades.

Asimismo, se estima que con el flujo de ingresos que vendría con los permisos de manejo, unos $8.6 millones podrían destinarse a las obras de mejora de la MTA.

“Tener una licencia de conducir es todo un asunto para inmigrantes indocumentados en partes de la ciudad alejadas del metro, pero también lo es en términos de beneficios financieros”, dijo el panelista. “Las licencias transformarán las vidas de los trabajadores y significará un mejor trabajo entre los empleadores y los empleados. Aprobarlas es bueno para todos”.

Pamela Chomba, directora de State Immigration Campaigns, mencionó que existe demasiada desinformación sobre el tema de las licencias para todos y destacó que urge continuar con una campaña para que todos los neoyorquinos, no solo los líderes políticos que se niegan a apoyar el proyecto, entiendan la magnitud económica y social de aprobar las iniciativas de manejo. “Necesitamos educar más sobre este tema que es de vital importancia para nuestras comunidades”, dijo la activista.

“Siempre anda uno con miedo”

La mexicana Natalia Francisco, quien vive al norte del estado de Nueva York, y quien es madre de 7 hijos ciudadanos, pidió a la Legislatura estatal que no le ponga freno al proyecto de las licencias y pidió a Albany que avance en sus discusiones como una herramienta de protección a las comunidades vulnerables.

“Yo sé que hay gente que no nos quiere, pero les digo que todos somos seres humanos y por eso es urgente que aprueben las licencias, porque son una necesidad muy grande para nosotros y más en estos tiempos con todo lo que está pasando”, aseguró la inmigrante, confesando que en varias ocasiones ha debido usar el auto con el temor de que la detengan por andar sin licencia.

“Siempre anda uno con mucho miedo y aunque la mayoría de las veces me llevan mis hijos, ellos tienen sus trabajos y no pueden estar todo el tiempo manejándonos. Me espanta que nos pase lo que le pasó a un primo que cayó en un choque, donde el otro conductor tuvo la culpa y por no tener permiso de manejo, terminaron llamando a Inmigración y lo deportaron”, dijo la mexicana.

Zach Ahmad, de La Unión de Libertades Civiles, explicó a aquellos que se oponen a las licencias para indocumentados aduciendo razones de seguridad, que el Departamento de Motores y Vehículos del Estado, que sería la misma agencia encargada de entregar los permisos, seguiría manteniendo sus estándares de revisión para garantizar la identidad de los conductores. “La ley lo que hace es simplemente expandir el número de personas que pueden acceder a las licencias y los ejemplos de otros estados que ya las aprobaron han demostrado que no hay riesgos en la seguridad”, dijo el activista, destacando que actualmente 12 estados del país ofrecen licencias a indocumentados.

La asambleista Catalina Cruz, de Queens, junto a la mexicana Natalia Francisco en el foro sobre permisos de manejo

El presidente del Comité de Inmigración del Concejo Municipal Carlos Menchaca, pidió a Albany que siga el ejemplo de la ciudad de Nueva York, que ha promovido varias leyes para proteger a los inmigrantes, y pidió que aprueben los permisos para todos.

Steven Choi, director ejecutivo de la New York Immigration Coalition, se mostró optimista sobre la aprobación de la ley de licencias para este 2019.

“Ya no hay excusa para no hacerlo. Tenemos una mayoría demócrata en el Senado y la Asamblea y el Gobernador dijo que firmaría la ley si la aprueban. Esto debe ser una prioridad para defender a la comunidad inmigrante y debe ser aprobada muy pronto. Es lo más sencillo que el Estado puede hacer para proteger a los inmigrantes bajo los abusos de la Administración Trump”, dijo Choi, insistiendo también en los beneficios económicos que la implementación de los permisos de manejo acarrearía.

“Con ello el Estado recibiría millones de dólares, por cuestiones de registro, de trámites, de impuestos adicionales por venta de carros. Creo que nadie puede negar el impacto positivo que tendría para el Estado recibir $57 millones”, concluyó el activista.

Impacto económico de las licencias:

  • 150,000 inmigrantes se estima aplicarían inicialmente por las licencias de manejo
  • 250,000 sería la cifra de indocumentados que tendría licencia, en un período de 3 años
  • $9.6 millones de ingresos se generarían solo por concepto de costos de trámites de las licencias y propiedad de vehículos
  • 570,000 es el número de indocumentados que se calcula viven en el estado de Nueva York
  • $57 millones en ingresos recibirían los gobiernos locales y estatal
  • $26 millones se recibirían de pagos únicos
  • $28 millones serían colectados por el Estado
  • $21 millones se recaudarían por las localidades
  • $8.6 millones podrían destinarse a las obras de mejora de la MTA