Un vistazo a la pobreza entre los residentes de Nueva York

Uno de cada siete de los neoyorquinos adultos mayores se encuentra en la pobreza. Las tasas más altas de indigencia se advierten en las comunidades de negros, latinos, asiáticos e inmigrantes

La población de personas mayores del estado de Nueva York está creciendo y diversificándose, especialmente dentro de los cinco condados. Pero un nuevo estudio muestra cómo la desigualdad de raza e ingreso continúa afectando la calidad de vida, incluso durante la tercera edad.

El informe publicado la semana pasada por el Centro para un Futuro Urbano analiza los datos de la Encuesta de la Comunidad Americana en 2007 y 2017 para obtener una visión general de los cambios en la población de personas mayores.

Los hallazgos del panorama general validan la conocida narrativa de una creciente población de personas mayores: la población de neoyorquinos en todo el estado que tiene 65 años o más aumentó un 26 por ciento en solo 10 años, o en 647,000, mientras que la población general del estado creció solo un 3 por ciento.

Uno de cada siete de los neoyorquinos adultos mayores se encuentra en la pobreza, con tasas más altas de pobreza en las comunidades de negros, latinos, asiáticos e inmigrantes.

Y no es solo la población de más de 65 años la que está saltando. La población de más de 85 años, aquellos que necesitan la mayor atención, también ha aumentado un 26 por ciento y ahora se encuentra en 444,005 en todo el estado.

El estudio destaca a los neoyorquinos latinos nacidos en los Estados Unidos como la población mayor con el índice más alto de pobreza, con un 26 por ciento. En segundo lugar están los adultos mayores asiáticos con un índice de pobreza del 22 por ciento; los adultos mayores negros muestran una tasa de pobreza del 19 por ciento.

Si bien la tasa general de pobreza de personas mayores en todo el estado disminuyó un 2 por ciento, las tasas de pobreza de personas mayores están aumentando en muchas partes del estado, incluso en la ciudad de Nueva York. Rochester vio cómo su porcentaje de ancianos en la pobreza aumentó en un 38 por ciento, y tiene la tasa más alta de pobreza de todos los condados o ciudades del estado. Le siguen la ciudad de Nueva York y Buffalo, donde los adultos mayores de 65 años tienen un índice de pobreza del 20 por ciento.

Hay algunos aspectos destacados: Yonkers, la ciudad más “antigua” en el estado (el 17 por ciento de su población tiene 65 años o más) experimentó una disminución del 10 por ciento en la tasa de pobreza de adultos mayores, la mayor disminución en el estado. No está claro qué explica esta disminución. De acuerdo al informe, el crecimiento de los adultos mayores en Yonkers ha sido mayormente entre los latinos, una población que se triplicó en los 10 años.

Los suburbios de las afueras de la ciudad de Nueva York también se están volviendo significativamente más viejos y, en algunos casos, las poblaciones más viejas se están volviendo más pobres. La población de ancianos nacidos en el extranjero aumentó más rápido que la población de ancianos nacidos en los condados de Nassau y Suffolk.

Al igual que en Long Island, el informe muestra que gran parte del crecimiento de la población de personas mayores en los cinco condados se debe al envejecimiento de los nacidos en el extranjero. Durante los últimos10 años hasta 2017, la población de adultos mayores de 65 años aumentó en un 33 por ciento en Manhattan. En El Bronx, el 26 por ciento. En Staten Island, el 27 por ciento. En Queens, el 22 por ciento. Y en Brooklyn, en un 18 por ciento.

Brooklyn puede evocar imágenes de millennials, pero el distrito tiene la población más alta de mayores de 65 años (aunque no es el porcentaje más alto de su población) con 357,855, más que cualquier otro condado en el estado. El crecimiento de la población de ancianos en Brooklyn fue enteramente el resultado de las personas mayores nacidas en el extranjero, cuya población creció en un 39 por ciento. La población de personas mayores nativas en el distrito disminuyó en un 3 por ciento en el mismo período, de modo que el 58 por ciento de los adultos mayores de Brooklyn fueron inmigrantes en 2017.

En Queens, el panorama es similar: la población de personas mayores nacidas en el extranjero aumentó un 45 por ciento y, a partir de 2017, el 60 por ciento de los adultos mayores de los distritos son inmigrantes. Mientras tanto, la población de ancianos nativos disminuyó un 2 por ciento. El número de adultos mayores en la pobreza aumentó un 10 por ciento.

El Bronx experimentó el mayor aumento en la ciudad de adultos mayores en la pobreza, un aumento del 36 por ciento, de 37,517 en 2007 a 51,102 en 2017. Tres cuartas partes de la población mayor de ese condado no es blanca. La cantidad de inmigrantes mayores en la ciudad aumentó un 67 por ciento. La población blanca mayor en el condado disminuyó en un 23 por ciento.

El informe solo hace una recomendación de políticas, señalando que la Oficina Estatal para el Envejecimiento gasta 40 por ciento menos por neoyorquino mayor que en el 2000, como resultado del auge de la población de más edad y la inflación que no se ha abordado en los aumentos de presupuesto. Es probable que el informe tenga implicaciones para muchos otros aspectos de los servicios para personas de la tercera edad, incluidos los presupuestos de los centros para personas de la tercera edad, cuyos defensores se han quejado no son proporcionales a las necesidades.

Para leer la versión en inglés ir a CityLimits.org

Aumento de la población de adultos mayores en NYC

33% en Manhattan

26% en El Bronx

27% en Staten Island

22% en Queens

18% en Brooklyn