Nicolás Maduro sólo tiene 10-15% de apoyo en Venezuela, según EEUU

"En toda transición en Latinoamérica, hay negociaciones", consideró el diplomático Elliott Abrams

Nicolás Maduro sólo tiene 10-15% de apoyo en Venezuela, según EEUU
Elliott Abrams en el Consejo de Seguridad de la ONU el 28 de febrero 2019
Foto: EFE/Justin Lane

Sería un “regalo” si el gobernante venezolano Nicolás Maduro se presentase a unas elecciones con todas las garantías y compite por la presidencia con otros candidatos, afirmó ayer con ironía el enviado especial de EEUU para Venezuela, Elliott Abrams.

“Sería un regalo de alguna forma porque, de acuerdo a las encuestas más recientes que he visto, sólo tiene entre 10 y 15% del apoyo. En última instancia, es una decisión que le corresponde al pueblo venezolano”, dijo Abrams en un encuentro con la prensa internacional en Washington.

Según Abrams, la opinión del gobierno de Donald Trump es que “todos los partidos políticos”, incluidos el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), tienen un “papel que jugar en el futuro” del país caribeño y depende del pueblo venezolano decidir “cuánto poder” le otorgan.

Pero, para Abrams, es “muy difícil” concebir cómo un “dictador como Maduro” puede jugar un papel en el futuro de Venezuela.

“Si quisiera construir una Venezuela democrática, ya tuvo una oportunidad de hacerlo, pero no lo hizo. Esas decisiones se las dejamos al pueblo venezolano. En toda transición en Latinoamérica, hay negociaciones”, consideró el diplomático, citado por EFE.

“Pero, -añadió- solo diré que es extremadamente difícil ver cómo podría jugar un papel positivo en unas elecciones democráticas y desde luego no jugó ese papel en las elecciones de mayo del año pasado”.

Maduro, en el poder desde 2013, se impuso en mayo de 2018 en unas elecciones no reconocidas por buena parte de la comunidad internacional y en las que no participó la oposición, en parte por estar inhabilitada por el tribunal electoral, favorable al PSUV. Otros líderes se encuentran presos o exiliados.

Como resultado de esos comicios, Maduro volvió a tomar posesión de su cargo el 10 de enero. El 23 de enero, el jefe del Parlamento, el ingeniero Juan Guaidó, invocó unos artículos de la Constitución venezolana para reclamar que tiene la autoridad para declararse presidente interino del país al considerar que Maduro, está “usurpando” tal función.

EEUU y Canadá fueron los primeros países en reconocer a Guaidó como presidente y, desde entonces, el gobierno de Trump ha tomado diferentes acciones para presionar a Maduro: desde restricciones de visados a funcionarios venezolanos hasta sanciones a la empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa), una de las principales fuentes de divisas para ese país.

Abrams avisó de que su gobierno está “preparado” para presionar más a Maduro con acciones que podrían afectar a la economía y al sistema financiero, así como a altos cargos del “régimen”.

Una de las opciones que EEUU está evaluando es la imposición de sanciones secundarias a aquellas compañías que negocien con empresas controladas por Maduro, como Washington ha hecho en el caso de las compañías extranjeras que compraban petróleo a Irán.

“Es siempre una posibilidad, pero no estamos ahí aún”, subrayó.