El clamor por licencias de conducir para indocumentados se traslada a Albany

Defensores de inmigrantes y de los derechos civiles presionan a la Legislatura para que apruebe la medida y la incluya en el nuevo presupuesto

El clamor por licencias de conducir para indocumentados se traslada a Albany
Manifestantes en Albany piden licencias de conducir para los indocumentados (Marzo 2019)
Foto: CORTESIA

NUEVA YORK.– Líderes de una amplia coalición de defensores de la comunidad inmigrante junto a varios legisladores estatales hicieron una manifestación ayer en Albany para pedir a la Legislatura que apruebe la legislación que permita el acceso a las licencias de conducir para inmigrantes indocumentados y que la medida se incluya en el próximo presupuesto.

La presión de los activistas se produce cuando faltan sólo semanas para que se apruebe el nuevo presupuesto, debate en el que precisamente se encuentra el Senado y la Asamblea estatal.

La coalición Green Light NY que promovió la movilización a la capital estatal expuso a través de varios de sus miembros, las historias de cómo no poder obtener una licencia de conducir, ha aumentado las dificultades para cuidar a niños con necesidades especiales sin transporte en emergencias, administrar un trabajo agrícola, sin acceso legal al transporte y acceder a la universidad sin una identificación aceptada por el estado.

Los activistas se unieron a los patrocinadores del proyecto de ley, el senador Luis Sepúlveda y el miembro asambleísta Marcos Crespo; copatrocinadores adicionales de todo el estado y otros neoyorquinos afectados, como Dalila Yeend y Víctor Cortez.

La marcha hasta Albany se produjo después de que los fiscales de Distrito de Brooklyn y El Bronx, Eric González y Darcel Clark, respectivamente, apoyaron la propuesta de dar acceso a licencias de conducir para inmigrantes indocumentados, citando los beneficios para la seguridad pública y la dignidad humana.

“Es hora de que el gobernador Cuomo y la Legislatura respalden su retórica de que Nueva York es el protector de los inmigrantes con la acción real”, dijo Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York.

Choi aseguró que la administración de Trump es un peligro cercano y presente para las comunidades de inmigrantes, por lo que Nueva York debe tomar en serio la protección de los inmigrantes con pasos tangibles, como permitir el acceso a las licencias de conducir para todos los neoyorquinos.

De acuerdo a los activistas, en la actualidad, doce estados incluido Utah, otorgan licencias de conducir a los inmigrantes.  .

“Me forzaron a conducir sin licencia durante años cuando fui indocumentado. Cientos de miles de personas todavía están obligadas a hacer lo mismo todos los días. Las familias de inmigrantes indocumentados tienen que conducir para los trabajos, para las visitas al médico, para que los niños puedan ir a la escuela. Asegurarse de que todos los conductores pasen las pruebas y estén asegurados es simplemente de sentido común”, dijo Diana López, organizadora de Nobody Abandonan Mid-Hudson.

Donna Lieberman, directora ejecutiva de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York dijo que los legisladores no deben demorarse en ampliar el acceso a esta necesidad importante de transporte.

“Asegurarse de que los inmigrantes de Nueva York puedan conducir al trabajo, recoger a sus hijos de la escuela y asistir a las citas médicas cuando lo necesiten y sin temor es el próximo paso para hacer que Nueva York sea más acogedora y accesible para todos”, agregó Lieberman.

Entre tanto Emma Kreyche, coordinadora estatal del Centro de Justicia para Trabajadores de Nueva York declaró que en las comunidades rurales y suburbanas, es simplemente imposible esperar que la gente sobreviva sin transporte.

“Nadie debería tener que arriesgarse a ser arrestado y encarar  una posible deportación si es detenido en una revisión de rutina de tráfico. Las personas indocumentadas merecen una vida digna. Eso incluye la oportunidad de solicitar una licencia de conducir. No están pidiendo un tratamiento especial, solo la oportunidad de aprender las reglas de conducir, pasar una prueba de manejo, registrar y asegurar su vehículo como el resto de nosotros”, resumió Kreyche.

De acuerdo a Eddie Taveras, administrador de New York State Immigration, dar acceso a los inmigrantes indocumentados podría generar un estimado de $ 57 millones en nuevos ingresos estatales cada año.

“Instamos a nuestros legisladores estatales a defender a las comunidades inmigrantes de Nueva York y aprobar esta legislación”, dijo Taveras.