Preocupa el recorte de fondos federales para reparar NYCHA

Aunque las autoridades de la Ciudad lanzan la alerta, la oficial del HUD en NY hace un llamado a la calma

Preocupa el recorte de fondos federales para reparar NYCHA
Lynne Patton, jefa regional del HUD en Nueva York-Nueva Jersey
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Poco más de un mes luego que el alcalde Bill de Blasio y el secretario del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) Ben Carson, llegaran a un acuerdo sobre el futuro de la Autoridad de Vivienda Pública (NYCHA), el lunes se conoció que la Administración Trump propone hacer recortes masivos al presupuesto del HUD, lo que podrían afectar a miles de neoyorquinos, y que deja varias interrogantes sobre la supervisión del Gobierno federal en las viviendas públicas de Nueva York.

Los recortes anunciados por la Casa Blanca en el presupuesto para el año fiscal 2020 significarían una disminución del 16.4% en comparación con los fondos actuales, unos $8,700 millones de dólares menos para los programas que ayudan a hogares de bajos y moderados ingresos a pagar viviendas de alquiler y a comprar.

De ser aprobado por el Congreso, la disminución de fondos impactaría fundamentalmente los planes de recuperación de NYCHA, que actualmente necesita $12,600 millones de dólares para arreglar sus apartamentos, teniendo en cuenta que la Gran Manzana es la ciudad que más se beneficia de estos programas a nivel nacional, al contar con el mayor sistema de viviendas públicas de todo país.

“Tenemos que estar preocupados cuando el Presidente trata de quitar dinero de nuestra Autoridad de Vivienda”, apuntó De Blasio, quien criticó el hecho de que Trump sea “un neoyorquino que quiera quitar el dinero de las manos de 400,00 personas que viven en viviendas públicas“.

El Alcalde fue más allá. Para él no es raro ver la “hipocresía del presidente Trump, pero esta es una versión particularmente dolorosa”.

“El presidente Trump me criticó a mi y a la Ciudad en la pregunta sobre vivienda pública”, recordó el líder neoyorquino. “Qué interesante que tan solo dos semanas después decida recortar cientos de millones de dólares de las reparaciones que necesitamos en las viviendas públicas, de las inversiones de capital, las cosas que podrían mejorar la vida de las personas”.

Llamado a la calma

Entretanto, Lynne Patton, jefa regional del HUD en Nueva York-Nueva Jersey, hizo un “llamado a la calma” tras la lluvia de críticas que ha recibido su oficina luego de conocer la propuesta de recortes del presupuesto.

“Es solo una propuesta. Cada presidente propone recortes para impulsar diversas prioridades.”, apuntó la funcionaria. “Aquí lo importante es que estará en manos del monitor federal ver a dónde se va el dinero que ya estamos invirtiendo antes de que pidan más”.

Los comentarios los hizo Patton en medio de un recorrido por el complejo de viviendas públicas Fenimore-Lefferts, ubicado en la calle Fenimore y la avenida Troy, en Brooklyn, donde la funcionaria pasará una semana, en medio de su gira que ya la ha llevado a “hospedarse” durante el último mes en los complejos de Patterson en el sur de El Bronx, Frederick Douglass en Manhattan, y Queensbridge, en Queens.

Lynne Patton durante un recorrido por el complejo de NYCHA Fenimore-Lefferts en Brooklyn.

“Yo estoy dispuesta a ir en contra de aquellos planes que atenten contra la gente más necesitada, pero lo que sí no haré es defender pedidos de más inversión sin saber exactamente qué está pasando con este dinero”, recalcó Patton. “Los residentes quieren saber a dónde van los $30 millones semanales de HUD porque es muy seguro que no vienen aquí”.

El recorrido, realizado por Patton junto a Leonard Jones, presidente de la asociación de inquilinos, y que comenzó aproximadamente a las 11 de la mañana en la vivienda de Jones, donde Patton pasará los próximos días, abrió a los periodistas las puertas de varios hogares de la zona que durante décadas han sufrido de “condiciones que relativamente fáciles de arreglar”.

Leonard Jones, presidente de la asociación de inquilinos del complejo de NYCHA Fenimore-Lefferts en Brooklyn.

“Hemos estado aquí por más de cuarenta años y ahora es el momento de que arreglen las cosas como deben hacerlas porque sabemos que tienen la forma, los trabajadores que pueden hacerlo”, indicó Jones. “Aquí ustedes pueden ver que nosotros no somos pandilleros, ni drogadictos y tratamos de mantener nuestro barrio lo mejor que podemos, pero estos problemas ellos pueden arreglarlos y así tratar de mantener esto mejor”.

“¡Por favor vengan!”

Hace 48 años Joyce Green recibió las llaves de su apartamento en Fenimore-Lefferts y fue “todo un sueño hecho realidad”. Sin embargo, a medida que pasaron los años, no solo su apartamento comenzó a deteriorarse, su salud también se ha visto afectada por el moho y las fugas de agua que han llegado hasta el punto de romper el techo de su baño en varias oportunidades.

Joyce Green, residente del complejo de NYCHA Fenimore-Lefferts en Brooklyn.

Para ella, quien tuvo la oportunidad de reunirse con Patton por algunos minutos en medio de este recorrido, lo importante es que “vengan cuando pongo una queja”.

“Yo pienso que lo primordial es que ellos deben hacerse cargo de las quejas cuando uno pone alguna”, apuntó la inquilina. “Al menos dos veces mi hijo se ha quedado aquí a esperar porque supuestamente venían y nadie nunca apareció”.