¿En qué consiste la cirugía para implantar una prótesis de pene?

Una prótesis de pene se implanta mediante una cirugía que requiere de una semana de recuperación
¿En qué consiste la cirugía para implantar una prótesis de pene?
Foto: shutterstock

Como última solución para la disfunción eréctil, algunos hombres optan por una intervención quirúrgica donde les sea colocada una prótesis de pene. Si quieres saber más sobre este curioso procedimiento, te recomendamos leer la siguiente información.

¿Qué es una prótesis de pene?

La prótesis de pene es una de las posibles soluciones a la disfunción eréctil. Es un dispositivo mecánico conformado de cilindros biológicamente compatibles con el cuerpo, y especialmente con el miembro masculino.

Por medio de cirugía, estos cilindros sustituyen los cuerpos cavernosos del pene a través de los cuales ocurre la erección mediante la acumulación de sangre. La prótesis permite mantener el pene erecto o flácido según el organismo del paciente.

Prótesis de pene
Foto: Pixabay

¿En qué consiste la cirugía?

La prótesis de pene se realiza mediante intervención quirúrgica. La anestesia que se aplica puede ser general, local, o raquídea. El periodo de hospitalización suele ser de 24 horas.

La recuperación de la cirugía de prótesis de pene suele durar 1 semana, sin embargo, el paciente debe retomar la vida sexual 1 mes después de la operación.

Resultados

La prótesis de pene es un medio mecánico que permite generar la erección, mas no estimula la libido; el deseo sexual del paciente no se verá aumentado por la prótesis.

No obstante, es cierto que la prótesis de pene puede generar más confianza en el paciente, y uno de los resultados psicológicos plausibles es que el deseo sexual aumente.

Entre los aspectos positivos de la cirugía de prótesis de pene están los siguientes:

  • La sensibilidad no es afectada ni tampoco el orgasmo. Incluso, en muchos casos se vuelve más placentero gracias a la actividad sexual renovada.
  • La eyaculación es la misma y en muchos casos es mayor a partir de la restauración del deseo sexual.
  • La forma de orinar no cambia en lo absoluto.