Inicia segundo juicio por asesinato de corredora de Queens

El primer proceso judicial contra Chanel Lewis terminó anulado por falta de acuerdo entre el jurado
Inicia segundo juicio por asesinato de corredora de Queens
Una cámara grabó a Karina Vetrano corriendo por la carretera, cerca de unos vehículos, la tarde de su asesinato.
Foto: Captura video

La familia de Karina Vetrano, la corredora de Queens que fue brutalmente asesinada en agosto del 2016, volverá a revivir la terrible experiencia de tener que escuchar la forma en cómo la joven fue violada y estrangulada, luego de iniciarse este lunes el segundo juicio en contra del acusado Chanel Lewis.

El primer proceso judicial contra el hombre de 22 años fue anulado, luego que el jurado no lograra llegar a un veredicto unánime.

En el nuevo juicio que se realiza en la Corte Suprema de Queens, en Kew Gardens, se espera que testifique Catherine Vetrano, madre de la víctima, algo que no hizo en el primer juicio. Su esposo, Phill, sí subió al estrado en esa oportunidad y contó cómo descubrió el cuerpo de su hija.

El 2 de agosto del 2016 Karina, de 30 años, salió a correr como de costumbre por el parque Spring Creek, apenas a pocas cuadras de su casa en Howard Beach, y en la ruta fue interceptada por Lewis, quien, como él mismo lo declaró en dos grabaciones que hizo la Policía durante sus interrogatorios, la violó y luego la estranguló.

El acusado, un residente de Brooklyn, enfrenta cargos de asesinato y abuso sexual, y según el juez Michael Aloise, se espera que el segundo juicio dure al menos cuatro semanas. Y, a diferencia del primer proceso, en esta oportunidad el jurado está compuesto por la misma cantidad de mujeres que de hombres y la mayoría son personas más mayores, algunos incluso en sus 60.

Luis fue arrestado en febrero del 2017 luego de que pruebas de ADN tomadas del cuerpo de la víctima coincidieran con él. Tras su detención confesó dos veces a la policía el haber cometido el crimen, pero los abogados de Legal Aid Society aseguran que fue coercionado por la policía y que las pruebas de ADN no eran exactas.