Qué es el implante coclear y cuáles son sus beneficios cuando se ha perdido la audición

Por su naturaleza y funcionamiento, un implante coclear no puede restaurar la audición natural a la perfección

La pérdida de audición rara vez es definitiva gracias a los avances de la medicina moderna, que diseña estrategias e instrumentos dedicados a su restauración orgánica o mecánica.

Uno de los instrumentos a los cuales hacemos referencias es el implante coclear, que detallaremos a continuación.

¿Qué es un implante coclear?

Implante Coclear
Foto: Pixabay

El implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar sin importar si ellos son sordas o si presentan otras deficiencias auditivas.

Los implantes permiten recibir y procesar sonidos y lenguaje.

Es importante establecer inmediatamente que el implante coclear no restaura la audición normal, ni tampoco son equivalentes a un audífono. Estos se instauran mediante cirugía y funcionan de manera distinta.

¿Cómo funciona un implante coclear?

El implante coclear intenta ser un reemplazo del oído interno (coclea), oído que presenta deficiencias en una persona con perdida de audición.

El objetivo del implante coclear es convertir el sonido en energía eléctrica. La energía eléctrica sirve posteriormente como estímulo al nervio coclear.

Se capta el sonido gracias a un micrófono ubicado cerca del oído. El sonido se envía a un procesador de lenguaje, adjunto la mayoría de las veces al micrófono. Allí, el sonido es analizado y convertido en señales eléctricas.

Posteriormente, estas señales son transmitidas a un receptor implantado quirúrgicamente detrás del oído. El receptor envía la señal mediante un alambre al oído interno. Desde allí, los impulsos eléctricos se envían al cerebro.

Beneficios del implante coclear

Muy pocas restricciones son dadas al usuario de un implante coclear, pudiendo vivir una vida muy normal. Entre las recomendaciones más comunes está la de evitar los deportes de contacto para así disminuir la probabilidad de trauma.

La audición de una persona con un implante coclear nunca será igual a una audición normal, pero sí será sensiblemente mejor a las deficiencias auditivas de su ausencia.