Destinan $40 millones para asegurar que todos se cuenten en Censo 2020

La Legislatura estatal impulsará un programa de educación dirigido principalmente a la población inmigrante
Destinan $40 millones para asegurar que todos se cuenten en Censo 2020
Los datos del Censo se usan para distribuir fondos federales y para terminar el número de representantes de cada estado en la Cámara de Representantes.
Foto: Getty Images

A un año de que se realice el Censo 2020, la sensación de urgencia para que todos los neoyorquinos sean contados se está sintiendo en la Legislatura estatal, en Albany, la cual acordó incluir en las negociaciones del presupuesto estatal fondos por $40 millones de dólares, para realizar una campaña educativa sobre la importancia de participar en el conteo poblacional, principalmente los inmigrantes.

Y es que a pesar de que hasta ahora los tribunales han bloqueado la decisión de la Administración Trump de incluir una polémica pregunta sobre ciudadanía en el cuestionario, todavía hay mucho temor entre los inmigrantes, sobre todo de los indocumentados.

Los fondos, que serían invertidos en programas de educación comunitaria dirigida a inmigrantes y residentes de bajos ingresos, son vitales para que el Censo se haga correctamente, ya que de este proceso depende la cantidad de fondos federales para educación, infraestructura, salud, y otros programas públicos, pero sobre todo, determina el nivel de representación en el Congreso federal y la composición de la Legislatura estatal.

“Esta financiación asegurará que los residentes del estado de Nueva York no dejen de ser contados en el próximo Censo federal”, apuntó la mayoría del Senado en su propuesta de presupuesto estatal.

Steven Choi, director ejecutivo de la New York Immigration Coalition (NYIC), felicitó a la Legislatura por tomar “medidas concretas y enviar una clara señal de que las palabras por sí solas no asegurarán que todos los neoyorquinos sean contados“.

“Con miles de millones en fondos federales en juego y el riesgo de perder una representación justa y equitativa en el Congreso, no podemos permitir que Nueva York se quede más atrás que otros estados como California, que ya ha invertido casi $100 millones en educación y divulgación a las poblaciones tradicionalmente infrautilizadas”, explicó Choi.

Según Russell Schaffer, experto en política neoyorquina, aunque estos $40 millones puedan parecer una “suma extremadamente grande, es una política sólida que tendrá un fuerte retorno sobre la inversión”.

“Contar a cada residente del estado de Nueva York será crítico”, apuntó Schaffer. “Todos los años, durante muchas décadas, la población del estado de Nueva York no ha crecido a la tasa de otros estados. Cada diez años, hemos perdido uno o dos miembros que enviamos a la Cámara”.

Para el experto residente en Queens, quien aseguró que mientras Nueva York pierde representantes, Florida y Texas ganan constantemente, “casi no hay duda de que perderemos al menos un puesto más en el Congreso“.

“Si el crecimiento de la población en el norte del estado es mínimo y especialmente si disminuye, el norte del estado probablemente perderá un asiento y la ciudad de Nueva York se salvaría”, indicó Schaffer. “Así que esto también es un problema regional. El sur del estado quiere asegurarse de que no pierda representación. Las peleas de redistribución de distritos pueden ser muy feas”.

Entre tanto, la oficina del gobernador Andrew Cuomo aseguró que el Estado también se ha comprometido a garantizar “un recuento completo de todos los neoyorquinos”.

“El Estado ha dedicado recursos y experiencia para desarrollar un esfuerzo integral, colaborativo y continuo para identificar poblaciones difíciles de contar e identificar las formas más efectivas de fomentar la participación en el Censo”, aseguró un portavoz de la Gobernación.

Esfuerzos en la Gran Manzana

Si a nivel estatal el anuncio de la inclusión de fondos para promover la participación en el Censo 2020 ha sido uno de los más esperados, en la Gran Manzana, principal hogar de más de 3 millones de inmigrantes, los esfuerzos comunitarios ya se incrementaron desde principios de este año, cuando el alcalde Bill de Blasio destinó $4.3 millones a una campaña de concientización pública denominada “Get Counted NYC“.

“Si nos cuentan correctamente, vamos a obtener los recursos que necesitamos, vamos a tener la representación que merecemos”, dijo de Blasio. “Si no estamos contados, saldremos perdiendo”.

Según datos de la Alcaldía, durante el último Censo de 2010 se dejaron de contar aproximadamente unas 250,000 personas, un resultado que, sumado al hecho de que Nueva York ha estado perdiendo constantemente representantes en el Congreso desde 1953, aumenta la preocupación de que pueda perder otros dos después en este Censo. Todo esto se debe, según expertos, al hecho de “lo complicado que es contar a los neoyorquinos”.

¿Por qué hacen el Censo?

Según lo estipulado por la Constitución, el país tiene una oportunidad de contar a sus residentes cada diez años, esto incluye tanto a ciudadanos, como inmigrantes, sin importar su estatus migratorio.

La importancia de este conteo poblacional radica en que los datos recopilados determinan la cantidad de escaños que cada estado tiene en la Cámara de Representantes y también se utiliza para distribuir $675,000 millones en fondos federales a las comunidades locales.

Sin embargo, debido a los cambios en la población durante los últimos diez años, este próximo Censo 2020 requerirá un esfuerzo aún mayor, teniendo en cuenta que deberá contar con una población cada vez más diversa y creciente de alrededor de 330 millones de personas en más de 140 millones de unidades de vivienda.

Por ello, para obtener un recuento preciso, la Oficina del Censo debe elaborar una lista de direcciones precisa de cada unidad de vivienda, maximizar la respuesta al censo y hacer un seguimiento eficiente de aquellos que no responden.