Messi rompe el silencio: “Mi hijo Thiago me pregunta por qué me matan en Argentina”

El delantero del Barcelona habla después de aquella dolorosa eliminación de la albiceleste ante Francia en el Mundial de Rusia
Messi rompe el silencio: “Mi hijo Thiago me pregunta por qué me matan en Argentina”
Lionel Messi concede su primera entrevista a la radio argentina, después del Mundial de Rusia 2018
Foto: Crédito: Twitter/Messi

No se lo había escuchado hablar de la Argentina desde aquella dolorosa eliminación frente a Francia en los octavos de final de Rusia 2018.

Hoy, después de 276 días, Lionel Messi rompió el silencio. El astro de Barcelona habló con radio Club Octubre 94.7. “La eliminación del Mundial fue de los golpes más duros que tuve”, dijo el Nº 10.

Y el crack de Barcelona dejó frases que dieron la vuelta al mundo rápidamente.

“Yo quiero ganar algo con la selección, lo voy a seguir intentando, y voy a jugar todas las cosas importantes. Mucha gente me decía que no lo haga, que no vuelva a sufrir. Mi hijo Thiago de 6 años me preguntó por qué me mataban en la Argentina. El ve todo el tiempo videos en Youtube. Y me pregunta por qué no me quieren. Yo tengo que pasar por esas cosas, pero no me importa”.

“La gente compra todo lo que se dice. Después soy yo el hijo de puta, y a los que más le duele todo eso es a mi familia. Se dijeron muchas mentiras. Todos los días se dicen mentiras nuevas”.

“Dijeron que me fui por un bautismo y yo no lo sabía. Mira si yo voy a dejar de jugar un partido por un bautismo, es una boludez tremenda. He dejado mil eventos más importantes porque tuve que jugar un partido”.

“Esta selección fue maltratada durante 10 años. Este grupo no vendió humo, no está todo el tiempo diciendo que ama a la selección. Creo que quedó claro, lo demostramos de otra manera. No lo decimos a cada rato. Hicimos mucho por el equipo, somos jugadores profesionales. Si no, yo no hubiera ido nunca más, me hubiera quedado en mi casa disfrutando a mis hijos. Yo le demuestro el cariño a la selección a mi manera”.

¿Sampaoli en el Mundial? Escuché a Lucas Biglia hace poco y lo contó. Nos juntamos todos como grupo porque estábamos en una situación límite, nos íbamos. Iba a ser uno de los fracasos más grandes de la historia de la Selección. Nos unimos, nos dijimos las cosas como hacen los grandes grupos. Es algo normal que tiene que pasar también para la mejoría de un grupo”.

“Lo del “club de amigos” se viene escuchando desde hace años, que yo ponía jugadores o técnicos, que hacíamos lo que yo decía y que manejaba prácticamente toda la AFA. El club de amigos es el Pipa Higuaín, Agüero, Mascherano, Di María, todos los de ese momento eran los mejores en el mundo. Te da bronca”.

“Yo no quiero convertir en realidad todas las mentiras que dicen. No elijo a los entrenadores de la selección. Vivo escuchando cosas malas y se hace difícil disfrutar con ese entorno”.

“Es normal que se vayan cambiando las generaciones. Hay chicos muy buenos y con potencial, pero creo que fue brusco. Ese cambio debió hacerse en años anteriores, de a poco, mechando a jugadores jóvenes con otros de experiencia. Hay que darles tiempo a esos jugadores y tenemos que brindarles confianza. La generación anterior logró cosas importantes”.

“De los pibes nuevos todos me sorprendieron, hay jugadores con talento y calidad. Me sorprendió el nuevo grupo para bien, varios se conocen desde antes. Más allá del primer partido con Venezuela los vi bien. Yo los conocía de verlos en sus equipos”.

“Si hubiéramos ganado el Mundial de Brasil todo hubiese sido diferente. Lo perdimos por detalles. Después vinieron todos los quilombos y creo que el manejo con la prensa debió haber sido otro. Lo reconozco, nos encerramos y no le dimos bola a nadie porque estábamos dolidos. Tendríamos que haber buscado una paz y una armonía con el periodismo. La selección argentina está por encima de todo”.

“Hace poco pensaba: la España de 2010 era un equipazo, eran fenómenos, pero también tuvieron suerte en la final del Mundial contra Holanda. Y antes le ganaron a Paraguay por penales. Muchas veces precisas de esos momentos y nosotros nunca los tuvimos”.

“Ser campeón del mundo es lo máximo y nosotros estuvimos ahí. No se paga con nada, creo. Me lo cuentan otros que ya lo vivieron. Es lo más lindo y lo más importante del fútbol. Yo gané todo a nivel de clubes, pero es duro no haberlo conseguido en mi país”.