El cerebro de esta adolescente se le estaba saliendo del cráneo

Una chica de 15 años sufre una extraña condición
El cerebro de esta adolescente se le estaba saliendo del cráneo
La malformación de Chiari es un padecimiento extraño.
Foto: Unsplash

La familia de Erin Orlopp notó de inmediato que algo no estaba bien cuando la chica de 15 años no podía caminar en línea recta, sufría hinchazón constante en la mejilla y un dolor permanente en la mandíbula, pero nunca imaginaron lo extraño de su condición.

El cerebro de esta adolescente se le estaba saliendo del cráneo y, literalmente, se escurría por su médula espinal. Se llama “malformación de Chiari” y es una circunstancia que puede provocar daño cerebral permanente o incluso la muerte.

Luego de varias pruebas y resonancias magnéticas en su cuello, cerebro y columna vertebral, los médicos encontraron que el problema de Erin era que su cráneo estaba demasiado pequeño para su cerebro, por lo que se estaba escapando por la parte inferior trasera de su cabeza y estaba ya ocupando una parte de la médula espinal.

Como consecuencia, la adolescente británica sufría mareos considerables, serios trastornos visuales, dolor de cabeza y cuello, “era como estar borracha todo el tiempo”, escribió la chica en una página de JustGiving donde reúne fondos para el tratamiento de otros niños y adolescentes que necesitan resonancias magnéticas.

Los médicos del Royal Manchester Children’s Hospital que atendieron a la chica, también le diagnosticaron invaginación basilar, algo que ocurre cuando la parte superior de la médula espinal se desliza hacia arriba.

Erin fue sometida a una cirugía para cortar la parte inferior de su cráneo y darle así más espacio a su cerebro y, aunque está fuera de peligro, aún sufre la invaginación basilar, por lo que los mareos y los problemas de visión, permanecen. En un futuro será sometida a otra cirugía para mejorar aún más su condición.

Un padecimiento extraño

La malformación de Chiari ocurre únicamente en una de cada 1,000 personas, de acuerdo con datos de la Fundación Brain & Spine en el Reino Unido y del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares de EEUU.

Según la Clínica Mayo, puede presentarse en cualquiera de tres tipos:

Tipo I, cuando ocurren dolores de cabeza y cuello, falta de equilibrio, mareos y problemas de visión durante el crecimiento del cráneo y el cerebro, es decir, en la infancia tardía o la adultez temprana.

Tipo II, se presenta al nacer, cuando el tejido cerebral se extiende hacia la médula espinal y provoca problemas de respiración, para tragar y debilidad en los brazos.

Tipo III, es la forma más rara de esta condición y ocurre cuando el cerebro se extiende a través de una abertura anormal en la parte posterior del cráneo. Puede causar daño cerebral y tiene una alta tasa de mortalidad.