La extraña enfermedad que crece peligrosamente entre los niños y para la que no hay vacuna

Los médicos ni siquiera saben qué la causa
La extraña enfermedad que crece peligrosamente entre los niños y para la que no hay vacuna
Se desconocen las causas exactas de esta enfermedad.
Foto: Unsplash

No se sabe bien a bien qué la causa, ni cómo ocurre el contagio, ni por qué afecta principalmente a niños menores de 10 años. Lo que sí se sabe es que es una enfermedad potencialmente grave para la que no existe vacuna y que se extiende peligrosamente por el país: se trata de la mielitis flácida aguda (Acute Flaccid Myelitis, AFM) que este año ha afectado a 6 niños en Minnesota, cuando usualmente se registra menos de un caso anual.

El problema es que al no saber exactamente qué la causa, es difícil prevenir un contagio o saber con qué gravedad se ha extendido. Lo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sí saben con certeza es que los casos en el país han aumentado notablemente desde 2014.

La AFM afecta el sistema nervioso, principalmente de los niños, en el área de la médula espinal, por lo que provoca debilidad o parálisis de las extremidades, como una especie de poliomielitis, pero para la que no existe vacuna.

Los CDC citan virus, toxinas ambientales y trastornos genéticos como posibles causas de la enfermedad, pero las causas exactas se desconocen. Algunas condiciones que pueden causar afecciones neurológicas similares son la polio, el enterovirus, el Virus del Nilo Occidental y el adenovirus.

En cuanto a los síntomas, la AFM provoca una debilidad repentina en un brazo o en una pierna, pérdida del tono muscular y de los reflejos. Además puede presentarse caída facial, párpados caídos, dificultad para mover los ojos, tragar o hablar, incapacidad para orinar y, en los casos más graves, insuficiencia respiratoria que puede ocurrir cuando los músculos que intervienen en la respiración se debilitan. El tratamiento consiste sólo en aliviar los síntomas.

Las medidas de prevención que sugieren los CDC consisten en:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Quedarse en casa cuando se está enfermo.
  • Cubrirse la boca al toser.
  • Mantenerse al día con las vacunas.
  • Proteger a los niños de las picaduras de mosquitos en exteriores.

Los CDC señalan que, a pesar de que los números de enfermos de AFM han crecido desde agosto de 2014 hasta agosto de 2018 (se han registrado 362 casos en todo el país, la mayoría son niños), se trata de un padecimiento raro. En lo que va de este año hay 38 casos de AFM en 16 estados del país.