Líder de la Concacaf cree en la inclusión como palanca de desarrollo de la región

Philippe Moggio, secretario general del organismo, dice que la Copa Oro 2019 será la mejor de la historia
Líder de la Concacaf cree en la inclusión como palanca de desarrollo de la región
Philippe Moggio, nacido en Bogotá, es el secretario general de la Concacaf.
Foto: Getty Images

Los Ángeles.- En la víspera de que se anuncien este miércoles en Los Ángeles los grupos y el calendario de la Copa Oro 2019, el secretario general de la Concacaf asegura que el torneo será el mejor de la historia de la región basado en los principios de inclusión futbolística y diversidad geográfica.

“Va a ser la mejor Copa Oro porque vamos a tener 16 equipos (en lugar de 12) jugando en 17 diferentes mercados a nivel de nuestra región”, dice Philippe Moggio, un colombiano de 46 años que llegó al cargo en 2016.

“Es la primera vez que tenemos partidos por fuera de Norteamérica: en Costa Rica y Jamaica; tenemos a dos equipos que están debutando, Guyana y Bermudas, y estamos yendo a estadios nuevos en Estados Unidos, Minnesota y aquí en el Estadio Banc of California de Los Ángeles. Entonces creo que hay mucho para esperar y las selecciones traerán a sus mejores equipos”, explicó el directivo en entrevista.

Al igual que las otras confederaciones, la Concacaf intenta limpiar su imagen tras los escándalos de corrupción que la ensuciaron en otros años. Moggio, junto con el canadiense Victor Montagliani, quien es el presidente, trabajan en impulsar el balance competitivo, sobre todo al abrir las competencias a más selecciones nacionales. Los cuatro “pilares” que ellos postulan para el desarrollo son unidad, futbol, calidad y acceso.

Copa Oro es un ejemplo claro con la expansión de 12 a 16 equipos; la creación de la Liga de Naciones, que es otro ejemplo muy claro donde estamos dándole oportunidad a todos nuestros (41) miembros de competir mucho más durante el ciclo de cuatro años, y eso es lo que estamos haciendo alrededor de todas nuestras competencias juveniles”, indicó Moggio.

“Es una confederación y en la medida que todos van mejorando nos ayuda a nivel comparativo con otras confederaciones y eso lo vamos a medir a futuro en cómo nos vaya en competencias a nivel global, la Copa Mundial, o en competencias juveniles”.

En la pasada Copa del Mundo, México fue 12º lugar, Costa Rica 29º y Panamá, en su debut, fue 32º y último.

Sin embargo, Moggio piensa que el debut mundialista de la selección canalera en realidad es un reflejo de crecimiento del futbol en la región y evidencia de que Concacaf no es la confederación más débil del planeta, como al menos en otros tiempos se le consideró al organismo.

“El hecho de que sea difícil salir para un Mundial dentro de la Concacaf, ya vimos el caso de Estados Unidos no clasificando, entonces creo que esa idea de que es la confederación más fácil para clasificar no es verdadero y eso se debe al balance competitivo que está existiendo”, dijo.

Hace algunas semanas, US Soccer hizo una propuesta para la organización de un torneo continental con 10 selecciones de Conmebol y seis de Concacaf, similar a la Copa América Centenario. No hubo acuerdo.

“Creo que Conmebol ha demostrado que quiere jugar su Copa América en Sudamérica… Para nosotros, si se trata de jugar un torneo en nuestra región tendría que ser algo donde nosotros tenemos un plan a largo plazo y que no va a ser solo un torneo y en eso queda. Y en ese entorno la puerta siempre estará abierta para seguir hablando de cómo podemos colaborar entre confederaciones”, dijo Moggio, un exjugador de tenis que representó a Colombia en series Copa Davis y que antes de su actual cargo fue vicepresidente de la NBA para América Latina.