Presidenta de Manhattan demanda a De Blasio para bloquear rascacielos en Upper East Side

Gale Brewer asegura que el alcalde esta tratando de utilizar de forma ilegal su poder para permitir la construcción de un edificio de 50 pisos en la calle 93 de Manhattan
Presidenta de Manhattan demanda a De Blasio para bloquear rascacielos en Upper East Side
Foto: Mariela Lombard / El Diario

La presidenta del Borough de Manhattan Gale Brewer presentó una demanda en contra del alcalde Bill de Blasio y de la autoridad local de viviendas (NYCHA) por presuntamente tratar de presionar en la construcción de un proyecto habitacional en el Upper East Side.

Gale asegura que el alcalde esta tratando de utilizar de forma ilegal su poder para permitir la construcción de un edificio de 50 pisos en la calle 93 de Manhattan.

La construcción de esta alta edificación es parte de plan estratégico de la ciudad llamado NextGeneration NYCHA (Nueva Generación), el cual busca incrementar el desarrollo habitacional de la ciudad.

De acuerdo a lo manifestado por las autoridades y los desarrolladores, el 50% de los apartamentos de este edificio serán desatinados al programa de viviendas accesibles para residentes de Nueva York.

Por su parte, los desarrolladores del complejo habitacional han estado de acuerdo con cancelarle $25 millones al NYCHA por el alquiler del terreno, pero la presidenta de Manhattan ha dicho que aprobando ese arrendamiento y la continuación del proyecto están evadiendo su papel en la ciudad e impidiendo que ella haga revisiones correspondiente de las aplicaciones.

Reacciones por parte de la alcaldía

Olivia Lapeyrolerie, portavoz de la alcaldía ha dicho que están utilizando todas las herramientas necesarias para contrarrestar todos las décadas de desinversión federal en NYCHA.

Por parte de la autoridad habitacional han dicho que por el momento se encuentran revisando la demanda y que no pueden realizar declaraciones.

Residentes del área se oponen

Personas que viven en esta zona de Manhattan tampoco han estado de acuerdo con la construcción del rascacielos, alegan que esto impedirá el desarrollo de áreas comunitarias para los niños, y además el ruido y caos que generará podría alterar la paz de los vecinos.

Asimismo, manifiestan que contrario a lo que han dicho las autoridades, estás viviendas tendrán costos elevados de dinero.