Denuncian al NYPD por violar la Ley del Derecho a Saber

El Concejo llamó a la Uniformada a rendir cuentas sobre la implementación de la normativa, que exige a los oficiales informar las razones de una requisa, y condenó que el 86% de los detenidos sin causa probable, siguen siendo hispanos y negros
Denuncian al NYPD por violar la Ley del Derecho a Saber
Activistas y concejales denunciaron que el NYPD esta violando la ley del Deerecho a Saber y sigue parando mayormente a negros e hispanos en diligencias sin causa probable
Foto: Edwin Martinez / El Diario

El año pasado, y luego de una dura batalla legislativa que duró más de cuatro años, entró en vigor en Nueva York la llamada “Ley del Derecho a Saber”, una normativa que obliga a que los policías que entran en contacto con civiles, en pesquisas callejeras, se identifiquen plenamente, con nombre y apellido y, además de informar la razón por las que están parando a alguien, se conceda el derecho a negarse a la requisa.

Y aunque la Uniformada defiende con números, que la táctica conocida como ‘stop and frisk’ (paradas a presuntos sospechosos sin causa razonable), han disminuido considerablemente en más de 80%, pasando de 688,000 en el 2011 a menos de 12,000 el año pasado, activistas, líderes políticos y ciudadanos del común aseguran que el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) no está cumpliendo con la nueva ley.

Así lo denunciaron este lunes durante una manifestación que tuvo lugar en la Alcaldía, que presidió una audiencia del Comité de Seguridad Pública del Concejo Municipal, en donde se denunció que los agentes no están entregando tarjetas con sus datos a las personas cuestionadas, están violando el derecho a no consentir una requisa y continúan deteniendo a individuos basados en el perfil racial.

De las 419 inspecciones que se realizaron durante los últimos tres meses del 2018, el 86% involucró a hispanos y negros, mayormente varones jóvenes, y tan solo en 51 de los casos se concedió el derecho a no autorizar la requisa. El 57% fueron afroamericanos, mientras que el 29% fueron latinos y tan solo el 9% fueron blancos.

“Estamos viendo que en muchos casos los policía no están dando su información cuando paran a alguien sin causa probable y a veces cuando las dan, están dando tarjetas en blanco sin los datos que la ley exige”, aseguró el concejal Antonio Reynoso, miembro del Comité de Seguridad Pública, quien cuestionó a los representantes del NYPD sobre los datos desproporcionados de pesquisas a personas de color.

“Es un grave problema y un asunto bastante preocupante ver que los latinos y negros siguen siendo parados sin razón con un tipo de motivación de perfil racial, en el que la discrecionalidad de los oficiales sigue tomando a las personas de color como sospechosos, e incluso sin evidencia creíble, los paran”, agregó el concejal de Brooklyn, quien exigió al NYPD que cumpla la ley y que revise esos patrones de selección arbitraria.

Los concejales Donovan Rochards y Antonio Reynoso, del Comité de Seguridad Pública del Concejo

Exigen ver videos cámaras corporales

Y aunque el NYPD asegura que sus oficiales están cumpliendo la ley y que en 368 ocasiones las personas paradas consintieron la requisa, es decir, en el 80% de las diligencias, Reynoso puso en duda esa información y retó a la Uniformada a que presente todos los videos de esas pesquisas, que por ley deben ser filmadas con cámaras corporales que deben tener los oficiales, a fin de revisar más a fondo como se están aplicando los protocolos.

Oleg Chernyavsky, director de asuntos legislativos del NYPD, defendió la manera como la policía está implementando la “Ley del Derecho a Saber” y dijo que en la mayoría de los casos los uniformados están entregando su información a quienes cuestionan sin causa probable.

“El Departamento de Policía está enfocado en reducir este tipo de paradas en las calles y prueba de eso son los datos que muestran que desde el 2011 los hemos reducido en más del 80 por ciento (…) además queremos advertir que nuestra intención es que estas leyes trabajen y no se trata de que nuestros oficiales no quieran cumplirlas sino que como es algo nuevo, tal vez necesitamos más entrenamiento”, dijo el delegado de la policía, quien agregó que escuchan atentamente las sugerencias de activistas y defensores.

“Tratamos siempre de implementar algunas de sus recomendaciones”, agregó al tiempo que negó que pueda hablarse de la existencia de un patrón de detenciones basado en perfil racial.

El presidente del Comité de Seguridad Pública, Donovan Richards hizo un llamado al NYPD para que revise sus procedimientos, a fin de que se corrijan las fallas y se cumpla la ley.

“¿Ustedes están conscientes de que esos números tienen que cambiar, al igual que los patrones de selección de personas para requisar?”, preguntó al representante de la policía.

Presentan dos proyectos de ley

Durante la audiencia también se presentaron dos proyectos de ley respaldados por los concejales Vanessa Gibson y Ben Kallos con los que se busca que la Junta de Revisión de Denuncias Civiles (CCRB) presente un reporte con información sobre oficiales que no se identifiquen en sus diligencias o que fallen en respetar el derecho de las personas cuestionadas a negarse a una requisa. Asimismo, documentar detalladamente los casos y las razones en las que a pesar de que un individuo no autorice una inspección, finalmente el uniformado la hace.

Anthony Posada, de la organización Legal Aid Society, manifestó que el NYPD está fallando en cumplir la “Ley del Derecho a Saber” y manifestó que conocen de muchos casos en los que no solo no se identifican sino que además imponen las requisas, sin sospechas razonables.

“No estamos viendo que la policía esté cumpliendo la ley. No pueden decir con ninguna confianza que la están siguiendo. No están dando confianza a las comunidades y hemos visto que por ejemplo con muchos repartidores los paran y no les dan ni siquiera una tarjeta de identificación, lo que daña las relaciones entre la policía y la comunidad”, dijo el defensor.

Victoria Davis, hermana de Delrawn Small, quien perdió la vida a manos de un oficial del NYPD en 2016.

Victoria Davis, hermana de Delrawn Small, quien perdió la vida a manos de un oficial del NYPD en 2016, denunció que ha sido testigo de cómo en El Bronx y en Jackson Heights los uniformados violan la ley firmada en el 2017.

“En febrero pasado yo misma estuve en medio de un incidente en el que alguien llamó a la policía porque había una mujer sangrando en El Bronx y cuando llegaron y quise pedir a un oficial que se identificara, fue irrespetuoso y luego me dio una tarjeta en blanco sin ninguna información. Lo mismo he visto que hacen con vendedores ambulantes”, dijo la mujer.

Darien X, de la organización Make the Road New York, señaló a la policía de manejar un doble discurso y no seguir las leyes.
‘A pesar de la retórica que está usando el NYPD de que están transofrmando a la policía y que están siendo amigos de las comunidades, nada está más lejos de la realidad y a diario jóvenes vulnerable siguen siendo víctima de actos de acoso y solo por ser de color se les ve como sospechosos y se les viola el derecho de consentir una requisa y cuando exigen sus derechos son objeto de retaliaciones”, comentó el activista.

Oleg Chernyavsky,
Oleg Chernyavsky,(segundo) director de asuntos legislativos del NYPD, defendió la manera como la policía está implementando la “Ley del derecho a saber”

Qué es la Ley del Derecho a saber

Las leyes, implementadas en 2018, requieren que los policías se identifiquen ante presuntos sospechosos sin causa probable, con sus nombres propios e incluso con una tarjeta de presentación, donde esté toda su información, y de paso se les informe sobre las razones por las cuales están siendo detenidos y su derecho a rechazar el registro si no hay causa probable. Esto para los niveles de interacción 2, 3 y 4 que se refiere a investigaciones, inspecciones y requisas. Esto no aplica en paradas de tráfico ni cuando las circunstancias requieren la acción inmediata de un oficial, las inspecciones de seguridad para ingresar a los edificios o cuando un oficial esté encubierto. Las leyes se basaron en el principio de poner fin a la hostilidad policial en detenciones, registros e investigaciones.

Datos sobre paradas y requisas sin causa probable:

  • 688,000 casos de ‘stop and frisk’ fueron reportados en 2011
  • 12,000 fueron reportados el año pasado
  • 419 inspecciones se registraron en los últimos tres meses de 2018
  • 240 de los involucrados fueron negros
  • 124 de las personas requeridas en la calles fueron hispanos
  • 39 individuos parados fueron blancos
  • 41 del total de personas requeridas fueron mujeres
  • 376 fueron hombres
  • 51 personas se negaron a las inspecciones