Cómo leer tu informe de crédito

El martes pasado se reunieron los legisladores para presionar a las agencias de informes de crédito y explorar formas de mejorar los informes de crédito para que sean más exactos y justos.

La Representante Maxine Waters, presidente del Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes que celebró la audiencia, presentó una propuesta de casi 200 páginas para un nuevo proyecto de ley destinado a reducir la cantidad de errores en los informes de crédito y limitar el tiempo que la información negativa puede permanecer en el expediente de crédito de un consumidor.

Los errores, que son comunes, pueden evitar que los consumidores obtengan un préstamo o una tarjeta de crédito y pueden hacer que tengas que pagar más por el seguro.

Según el Centro Nacional de Leyes del Consumidor (National Consumer Law Center), 42 millones de estadounidenses tienen errores en sus informes de crédito. Para 10 millones, los errores son tan garrafales que se les puede negar crédito.

Para obtener más información sobre la audiencia, lee nuestra historia, La propuesta de ley busca reducir los errores en los informes de crédito.

Hasta que un proyecto de ley de este tipo se convierta en ley, Bruce McClary, portavoz de la Fundación Nacional para la Asesoría Crediticia, dice que los consumidores pueden ser proactivos en la resolución de errores. Él dice que debes obtener copias de tus informes de crédito de cada una de las principales agencias de crédito (Equifax, Experian y TransUnion) y debes revisarlas al menos una vez al año.

Una vez que tengas el informe, saber qué debes buscar y descifrar las descripciones de los informes crediticios, puede ser sumamente confuso.

Aquí te decimos lo que deberías revisar con mucho cuidado.

Cómo identificar la información. Mira detenidamente la parte superior de tu informe crediticio, lo que en la industria llaman “encabezado”, para estar seguro de que te identifica correctamente. Esto incluye tu nombre, tus domicilios, tanto el actual como los anteriores, y es posible que también figuren tus empleadores, tanto el actual como los anteriores.

Detectar errores graves, por ejemplo una dirección desconocida, puede ser un signo de robo de identidad o un indicio de que la empresa de información crediticia mezcló tu archivo con el de otra persona, dice Thomas Nitzsche, educador crediticio de Money Management International, una organización de asesoramiento crediticio sin fines de lucro.

Es probable que los errores menores no sean perjudiciales, pero aun así vale la pena corregirlos, afirma McClary. El motivo: Cuando quieres ver tus informes, las empresas de información crediticia hacen preguntas para verificar tu identidad. Las respuestas correctas se sacan de tu informe crediticio, de modo que si la información es incorrecta, en el futuro se te puede bloquear el acceso a tus informes.

Qué se debe hacer: Si ves errores en el encabezado de tu informe crediticio, presenta una queja ante la empresa de información crediticia, dice McClary. La Oficina de Protección Financiera del Consumidor [Consumer Financial Protection Bureau, CFPB] describe cómo se deben presentar las quejas ante cada una de las principales empresas de información crediticia: Equifax, Experian y TransUnion.

Cuentas de tarjetas de crédito y préstamos. Por cada cuenta que tengas, verás múltiples campos de datos, incluido el tipo de crédito. Verás si es el préstamo para el auto, o una cuenta rotativa, por ejemplo, una tarjeta de crédito. También verás tu nombre y el de las otras personas que estén en la cuenta, el monto total adeudado, el límite de crédito que tienes y el estado de la cuenta: ya sea abierta o cerrada. En el informe también se enumerará el pago mensual adeudado y un registro mes a mes que indica si pagaste a tiempo o si lo hiciste fuera de término, con 30, 60, 90 días o más de atraso.

Qué se debe hacer: Mira con cuidado los nombres de los acreedores que aparecen en el informe. A veces, los nombres indicados no corresponden con tarjetas de crédito ni préstamos que puedas tener. Esto puede suceder si un prestamista le compró a otro, por así decirlo, o tú no interactuaste directamente con el emisor de una tarjeta de crédito, por ejemplo, cuando solicitas una tarjeta de crédito en una tienda, explica Nitzsche.

“Puede ser un juego de proceso de eliminación”, dice. Otra información suministrada, como la fecha en que se abrió la cuenta, puede ofrecer algunas pistas, agrega Nitzsche.

Busca también cuentas duplicadas, ya que pueden hacer que un posible prestamista te vea excesivamente endeudado. Sin embargo, debes tener en cuenta que los duplicados pueden ser legítimos, por ejemplo, cuando refinancias un préstamo o cuando cierras e inmediatamente vuelves a abrir una tarjeta de crédito que te robaron. “Debes fijarte bien para estar seguro de que no sea un error”, explica McClary. Solo una de las cuentas debe estar marcada como activa. Si no tienes la certeza de que la segunda cuenta sea un error, comunícate con el acreedor para que te lo aclare.

Si cualquier información es incorrecta, en especial el registro de tus pagos puntuales, presenta una disputa tanto ante la empresa de información crediticia como ante el acreedor, indica McClary. Es importante corregir los errores con el acreedor de modo que el acreedor no continúe enviando información errónea a las empresas de información crediticia.

La CFPB describe cómo se deben presentar las quejas ante cada una de las principales empresas de información crediticia: Equifax, Experian y TransUnion. Es importante corregir los errores con el acreedor en caso de que esté enviando información errónea a las empresas de información crediticia.

Cuentas en gestión de cobro y registros públicos. Las cuentas que están tan atrasadas en pagos que terminan en una gestión de cobro aparecen en su propia sección de los informes crediticios, al igual que los registros públicos relacionados con el dinero, tales como juicios hipotecarios, quiebras y gravámenes fiscales.

Las cuentas en gestión de cobro pueden ser particularmente difíciles de descifrar ya que suelen comprarse y venderse, y es probable que jamás hayas escuchado el nombre de la empresa mencionada en el informe. También es importante verificar que sean correctas, ya que se pueden cometer errores en el traspaso de las cuentas de una empresa a otra, advierte McClary.

Las cuentas vencidas también pueden terminar en gestión de cobros, que es lo que mucha gente no espera ver. Nitzsche dice que, según su experiencia, los cobros no reconocidos suelen ser cuentas médicas que la gente pensó que estaban cubiertas por el seguro.  Otras causas pueden ser suscripciones que pensabas que habías cancelado o facturas que, por error, no pagaste porque te mudaste, por ejemplo.

Qué se debe hacer: Si no reconoces una cuenta, comunícate con el cobrador de la deuda y pregúntale el nombre del acreedor original. Es probable que en el informe crediticio esté el número de teléfono. Luego, puedes pedirle al acreedor que te envíe un “aviso de validación”, que es una notificación por escrito que tiene fundamentos para demostrar que la deuda es tuya, explica Nitzsche.

Si tienes algo relacionado con registros públicos, asegúrate de que la sentencia judicial sea exacta, dice McClary. Por ejemplo, si has devuelto dinero que adeudabas como parte de una sentencia judicial, eso debe quedar claramente asentado en tu informe crediticio, incluso aunque el registro en sí no desaparezca de inmediato.

Consultas. Esta sección aparecerá al final de tu informe e incluye una lista de empresas que recientemente hayan consultado tu informe crediticio. Estas consultas pueden haber sido hechas por prestamistas que estén decidiendo si van a prestarte o no dinero, pero también pueden ser otras organizaciones, como compañías aseguradoras, empresas de averiguación de antecedentes (en nombre de potenciales empleadores), empresas de servicios públicos y compañías de telefonía celular.

“Las consultas suelen ser el primer indicio de que alguien está tratando de usar tu identidad para abrir cuentas”, dice McClary.

Qué se debe hacer: Si ves consultas de prestamistas que no te parecen correctas, adviértelo a la empresa de información crediticia y solicita un congelamiento en tu reporte, si todavía no lo has hecho.  Eso evitará que los ladrones de identidad abran nuevas cuentas a tu nombre.

Y ponte en contacto con el acreedor. Es probable que en el informe crediticio haya un número de teléfono para hacerlo.

Inscríbete para recibir Lo último – nuestro boletín mensual. Recibe contenido nuevo entregado directamente a tu correo electrónico.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2018, Consumer Reports, Inc.