Cómo prepararse para el asesor de impuestos

La temporada de impuestos comenzó oficialmente esta semana y el Servicio de Impuestos Internos (IRS) está intentando describirla de la mejor manera posible, a pesar del cierre de gobierno y la nueva ley fiscal. La agencia nos indicó hoy que espera emitir reembolsos dentro de los 21 días posteriores a la fecha en que reciba y acepte una declaración, como siempre.

Pero la posibilidad de otro cierre del gobierno en 3 semanas, junto con la complejidad de la nueva Ley de Reducción de Impuestos y Empleos, podría poner ansiosos a muchos contribuyentes para que declaren sus impuestos de forma correcta e inmediata.

“Cuando la gente está preocupada y nerviosa, las cosas pueden irse de las manos”, dice Howard Hook, contador público certificado y director de EKS Associates, una compañía de planificación financiera por honorarios en Princeton, N.J. 

Es por eso que organizar tu documentación antes de tu cita es una medida acertada. Cuanta más información puedas proporcionar por adelantado, mejor podrás hacer frente a cualquier problema espinoso que plantee tu asesor de impuestos ante la nueva ley fiscal.

Y hacerle ahorrar tiempo al asesor, ya sea al clasificar tus sobres de documentos fiscales o recordarte sobre los documentos que debes proporcionar, puede hacerte ahorrar gastos en asesoría a ti. (La declaración estatal y federal típica costará $188, según la Sociedad Nacional de Contadores, con sede en Alexandria, Virginia).

Así que considera estos consejos para ahorrarle tiempo a tu asesor y, posiblemente, ahorrarte dinero a ti.

Organízate

Presta mucha atención al correo y separa los sobres con las palabras “información fiscal” o “documentos fiscales”. Imprime los documentos fiscales que te envíen electrónicamente. Tu asesor también puede proporcionarte una dirección de sitio web protegida con contraseña para que puedas compartir las versiones electrónicas de forma segura.

Antes de visitar al asesor de impuestos, ordena tus documentos en papel por categoría. Si tienes varios documentos de ingresos, agrúpalos en subcategorías: W-2 y 1099, por ejemplo.

Para ayudarte en la recopilación de documentos, pídele a tu asesor una hoja de trabajo o lista de verificación para el organizador de impuestos, es decir, un documento en papel o electrónico para completar con anticipación. Ten en cuenta que recopilar tus documentos fiscales y completar la hoja de trabajo puede tardar un par de horas la primera vez que lo hagas. 

Sin embargo, las listas de verificación no siempre tienen en cuenta todo lo relacionado con tu vida financiera, por lo tanto, consulta a continuación algunos de los elementos que frecuentemente se pasan por alto y que es posible que también debas llevar a tu cita.

Incluso si estás pagando una tarifa plana en lugar de una tarifa por hora, hay una ventaja si preparas el papeleo por tu cuenta.

“Organizar los documentos fiscales puede hacer que el proceso de preparación de impuestos sea más fácil”, dice Gil Charney, director de The Tax Institute en H&R Block, la compañía de preparación de impuestos con sede en Kansas City, Mo.

Lleva a la cita las declaraciones de impuestos estatales y federales del año anterior (2017) y los documentos de respaldo. Si tienes programada una reunión a principios de la temporada de impuestos, es posible que te falten algunas cosas para tus impuestos de 2018, por ejemplo, el Formulario 1099-DIV del IRS, que informa los ingresos por dividendos de una casa de inversiones, a veces llega más tarde.

Aún así, tu asesor de impuestos debe poder comenzar si proporcionas la mayoría de tus documentos. Eso es especialmente cierto si tu situación fiscal no ha cambiado mucho desde el año pasado.

Si te reúnes con un nuevo asesor, lleva las declaraciones de los últimos 3 años y las hojas de trabajo de respaldo, dice Eric Bronnenkant, contador público y jefe del departamento de impuestos de Betterment, una compañía de inversiones en línea con sede en New York.

Tu historial fiscal es particularmente importante si informaste pérdidas de inversión en años anteriores. Es posible que puedas transferir y reclamar una parte de esas pérdidas en declaraciones posteriores.

“Es común perder saldos de años anteriores al cambiar de contador”, dice Bronnenkant. “Esto posiblemente crea una situación en la que podrías pagar mucho más en impuestos”. 

Recuerda estos documentos

Los expertos en impuestos dicen que los clientes a menudo se olvidan de proporcionar una serie de documentos, lo que demora el tiempo necesario para completar los formularios de impuestos. Puedes acelerar los trámites si los llevas contigo si se aplican a tu situación.

  • Documentos de respaldo para una contribución de IRA después de impuestos a una IRA tradicional. Si no notificas la contribución con el Formulario 8606 del IRS, podrías terminar pagando el doble de impuestos cuando finalmente tomes una distribución, dice Bronnenkant. Esto se debe a que el IRS asumirá, incorrectamente, que no pagaste impuestos sobre la contribución original y esperará que pagues ese impuesto cuando tomes una distribución. (Si se realiza correctamente, una contribución IRA después de impuestos se grava únicamente sobre las ganancias, no sobre la contribución original).

  • La carta de cierre para un refinanciamiento de la hipoteca

  • Recibos de impuestos sobre bienes raíces si no pagas esos impuestos a través del depósito en garantía.

  • Los números de identificación del contribuyente, las direcciones y los números de teléfono de los proveedores de cuidado infantil.

  • Gastos que aún pueden ser detallados, incluso las contribuciones caritativas, intereses hipotecarios para préstamos de hasta $750,000 para contribuyentes conjuntos ($375,000 para contribuyentes individuales), y gastos médicos que excedan ciertos límites de ingresos. Ahora se pueden deducir menos partidas y solo se espera que aproximadamente el 10% de los estadounidenses desglose para el año fiscal 2018. Aún así, es posible que no sepas si te beneficiarás por detallar o tomar la deducción estándar más alta hasta que tu asesor realice los cálculos, dice Charney. Además, tu estado aún puede permitirte deducir algunas partidas, como los gastos comerciales no reembolsados de los empleados, que la ley federal ya no permite. “Guarda esa documentación hasta que descubras qué te permite el estado donde vives”, dice.

  • Evidencia de que has realizado los pagos de impuestos trimestrales estimados. Sin esto, podrías terminar pagando el mismo impuesto dos veces, al menos temporalmente. “El IRS seguirá acreditando tu cuenta cuando procesen tu declaración y el pago adicional se devolverá como parte de un reembolso más grande o un saldo más pequeño adeudado”, dice Charney. “Pero, mientras tanto, no tendrás efectivo”.

  • Evidencia de cualquier organización benéfica en la que realizaste una distribución caritativa calificada directamente desde tu cuenta IRA. (Las personas de 70½ años y más pueden contribuir hasta $100,000 directamente desde una IRA a una organización benéfica y reducir esa cantidad de su ingreso sujeto a impuestos). “Si el contribuyente no proporciona esta información a su contador, el contador tratará la distribución como sujeta a impuestos”, dice Bronnenkant.

Si para principios de febrero no tienes todos los documentos que necesitas, comunícate con los empleadores, las compañías de inversión o con quien pueda haber generado ingresos gravables.

Olvidarse de notificar los ingresos podría generar un aviso del IRS, aunque no necesariamente generaría una auditoría, dice Charney. Además, preparar esos documentos ahora te da la oportunidad de prepararte y hacer tu declaración de impuestos lo antes posible.

“La presentación tan pronto como sea razonablemente posible tiene sus beneficios, como un reembolso más rápido o la reducción del riesgo de fraude de identidad de impuestos”, dice.

Consumer Reports is an independent, nonprofit organization that works side by side with consumers to create a fairer, safer, and healthier world. CR does not endorse products or services, and does not accept advertising. Copyright © 2019, Consumer Reports, Inc.