Seguimiento muy parcial al apagón del App de los carros

Uber saldrá a cotizar el viernes y multiplicará los millones de sus inversionistas

Unos 300 miembros del Sindicato Independiente de Conductores (Independent Drivers Guild, IDG), según los organizadores, se manifestaron el miércoles en la mañana frente a las oficinas de Uber y Lyft en Nueva York, en solidaridad con los choferes que participan de los mercados virtuales de esta empresa en todo el mundo.

El mensaje que se quiere mandar, apenas días antes de que empiece a cotizar Uber en la Bolsa, es que se necesita una mejora en de las condiciones laborales. Y se ha hecho llegar con manifestaciones y huelgas de dos horas que han dado la vuelta al mundo aunque con un escaso seguimiento.

Miles de conductores cruzaron el “piquete electrónico” en Nueva York previsto de 7.00 AM a 9.00 AM, y según muchos usuarios, se podían conseguir carros en Nueva York sin excesivo problema o tardanza. El seguimiento fue parcial pero la voz de los que participaron se dejó oír debido a la repercusión global que ha tenido este apagón temporal de las aplicaciones no solo en la calle sino también en medios tradicionales y sociales.

“Los conductores son los que mantienen Uber y Lyft y está mal que se les continúe pagando salarios de pobreza mientras Silicon Valley se enriquece con su trabajo. Todos los trabajadores merecen una paga justa y por eso mostramos nuestra solidaridad con nuestras hermanas y hermanos”, decía Brendan Sexton, director ejecutivo de la IDG.

Desde el New York Taxi Workers Alliance se explicaba que la huelga del miércoles tiene como objetivo mostrar “las faltas del modelo de negocio de Uber y Lyft que dejan a conductores en EEUU y en todo el mundo en la pobreza y desesperación”. Puede ser la primera de una larga campaña.

Los conductores de carros mediante mercado virtual, así como el resto de los trabajadores que prestan sus servicios a través de un app, se consideran contratistas independientes y por lo tanto no solo asumen costes de las operaciones sino que además carecen de protecciones que tienen trabajadores en plantillas de grandes empresas como seguro médico, plan de pensiones, vacaciones o días de licencia de enfermedad, por ejemplo.

De acuerdo con el Economic Policy Institute, un centro de estudios de inclinación progresista, los trabajadores de Uber ganan menos que el 90% de los trabajadores una vez que se descuenta la comisión que recibe Uber, los gastos del conductor, impuestos y beneficios que se tienen que pagar ellos.

Uber empezará a cotizar en Bolsa el viernes y se estima que la valoración de la empresa ronde los $91,000 millones. Es una de las salidas al mercado que más expectación ha despertado y se espera que muchos de sus inversionistas privados ganen cantidades mil millonarias solo con la puesta en el mercado.

No obstante, si Lyft es una muestra de qué se puede esperar de una empresa en el sector, puede que estas ganancias iniciales se devalúen en días. Desde que Lyft empezó a cotizar a finales de marzo no ha superado el precio de salida y sus acciones se venden por debajo de este.

Ninguna de las dos empresas esperan tener beneficios a medio plazo y entre los riesgos a los inversores informaron al regulador de los mercados, SEC, que su modelo de negocio depende de la calificación de sus chóferes como contratistas y no como empleados.